Peña: “Para nosotros la inflación no es una herramienta económica”

El Jefe de Gabinete sostuvo que “una de las grandes diferencias que tenemos con el gobierno anterior” es que “antes se consideraba a la inflación como una herramienta de la política económica”, mientras que el actual “siempre fue crítico de esta visión”.

“Siempre fuimos críticos y lo seguimos siendo, y veníamos diciendo desde hace mucho tiempo que la inflación es una cuestión negativa, que no es deseable”, agregó.

“Uno de los objetivos que hemos planteado en el camino hacia la pobreza cero es ir reduciendo la inflación en el contexto de una economía que se vaya normalizando; este es un proceso que naturalmente lleva tiempo y que se v a ir dando de distintas etapas, pero creemos que ésa es la dirección correcta hacia la que vamos”, dijo Peña.

A la vez, sostuvo que el gobierno no pretende que la inflación “sea parte de la ecuación de la política económica” y que, en ese marco, “el gran desafío es la reconstrucción de los vínculos de confianza sobre lo que va pasando, que en la Argentina están todos rotos porque venimos de muchos años de un gobierno que mentía oficialmente”.

“Por eso estamos tratando de poner la palabra en primer lugar, y a partir de ahí discutir entre todos, con la mejor buena fe, cómo ir logrando esos objetivos, principalmente la pobreza, cero, sin afectar el salario de los trabajadores ni el poder adquisitivo, sino por el contrario, lograr que haya más trabajo, mejores salarios, y mejores condiciones de trabajo”, explicó Peña en declaraciones que formuló tras la reunión del gabinete nacional.

El Jefe de Gabinete apuntó que igual situación se registra en el sistema eléctrico, donde “venimos de un sistema que se ha ido degradando por malas políticas, que hace que hoy por hoy el Estado no pueda garantizar el suministro de luz a los domicilios, se ha llegado a esa degradación”.

Destacó que “hemos ido con la verdad y planteando en cada una de las etapas, a través del ministro (Juan José) Aranguren, la importancia de ir hacia un objetivo donde el Estado pueda garantizar la luz donde las inversiones funcionen bien y donde cada ciudadano pueda tener energía, y los servicios público básicos funcionen, y que no haya una mentira como existía en años anteriores”.

Se trata de “un proceso muy delicado, en el cual vamos a tener mucho cuidado para acompañar día a día a los más vulnerables, a través de una tarifa social que asegure que nadie que esté en condición de pobreza pague lo que vaya más allá de sus posibilidades mientras v amos hacia el objetivo general de ir poniendo en marcha y hacer crecer la economía, que se generen puestos de trabajo y movilizar una economía estancada en estos últimos cuatro años”, afirmó Peña.

Sostuvo que “lo más importante es estar tranquilos porque hay un equipo de trabajo, liderado por el presidente de la Nación, que está todo el día trabajando focalizado en cuidar al más débil, en procura de resolver grandes problemas complejos que hace muchos años no se habían encarado, inclusive algunos vienen del 2001, como el de los bonistas y las tarifas”.