La provincia no tendrá en cuenta el tope del 25 por ciento que propuso Macri

paritarias-10-2-16

Para los gremios esa definición fue un buen punto de partida. La propuesta salarial se hará a mediados de la semana próxima. El arranque del diálogo con estatales y docentes.

El gobierno provincial hará una oferta salarial a sus estatales y docentes “autónoma” del techo que propuso Nación en torno al 25 por ciento. Así lo transmitieron ayer a los gremios los ministros que el gobernador Miguel Lifschitz designó para negociar en el arranque de la paritaria santafesina. La propuesta se conocerá la semana próxima, tras una jornada inaugural donde la Casa Gris trazó a los delegados sindicales un panorama complejo del estado de las cuentas públicas. Las partes coincidieron en su incertidumbre sobre la inflación real que habrá en todo el año.

“Lo más positivo que sacamos de esta primera reunión fue que el gobierno provincial anunció que hará una oferta salarial autónoma de las recomendaciones que hizo la Nación y de otras jurisdicciones”, destacó a LaCapital el jefe de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Jorge Hoffman.

Idéntica lectura hizo Jorge Molina, secretario general del gremio mayoritario de la administración pública santafesina, UPCN. “Es una buena noticia que la provincia haga un reconocimiento explícito de esa diferencia con la Nación. Es un buen punto de partida”, dijo.

El planteo político de la Gobernación no es menor: la gestión de Mauricio Macri intentó imponer un techo a las paritarias, tanto en el sector público como entre los privados en torno al 25 por ciento, basado en su proyección de pauta inflacionaria anual.

Y de hecho, los gobiernos del PRO en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal ya ofrecieron subas del 24 por ciento en tres cuotas, que fueron rechazadas de plano por los sindicatos.

A falta de una oferta en concreto, que el gobierno de Lifschitz ya había anunciado no iba a efectuar en la jornada inaugural, los referentes gremiales lograron llevarse algo en el debut de la paritaria.

Las reuniones arrancaron en paralelo en la ciudad de Santa Fe. Los estatales de UPCN y ATE fueron recibidos por los ministros de Gobierno, Pablo Farías, y de Economía, Gonzalo Saglione.

Los gremios docentes (Amsafé, Sadop, UDA y Amet) se encontraron con la ministra de Educación, Claudia Balagué, y el titular de la cartera laboral, Julio Genesini.

Docentes. Los maestros se fueron como si hubieran estado apenas en un round de estudio. Con esa licencia boxística puede resumirse el espíritu de la primera reunión paritaria entre los gremios y la ministra Balagué.

Todo se desarrolló en el marco de previsibilidad que los protagonistas habían anticipado en las horas previas al inicio de la negociación salarial de la que dependerá el comienzo en tiempo y forma del ciclo lectivo en la bota santafesina.

Esto es, no hubo oferta de la Casa Gris (el propio gobernador Miguel Lifschitz avisó ayer que se conocerá la semana próxima) y los gremios les comunicaron formalmente a las autoridades que el reclamo de incremento salarial oscila “entre el 35 y el 40 por ciento y no se aceptarán pisos ni techos” en la mesa de negociaciones, según subrayó la secretaria del gremio de los docentes santafesinos y titular de la Ctera, Sonia Alesso.

“Nuestra pretensión es que haya un ofrecimiento del gobierno sí o sí la semana que viene”, completó la titular de Sadop Santa Fe, Patricia Munier, al retirarse de la sede del Ministerio de Trabajo.

Balagué se mostró optimista y no pareció amilanarse ante la elevada vara salarial que le trazaron los docentes. “Hemos iniciado un debate muy productivo como han sido las reuniones paritarias en los últimos ocho años y haremos el máximo esfuerzo para llegar a buen término también esta vez con las negociaciones”, sostuvo la funcionaria sin largar mínima prenda respecto de los números que tirará en la mesa la Casa Gris la semana próxima.

El lunes se reunirán las comisiones técnicas que abordaran los temas no sólo salariales sino las condiciones de trabajo de los docentes, como el régimen de concursos y de ascensos y “la implementación de un plan anual para trabajar en enfermedades especificas de la labor docente”, según anunció Balagué.

Al menos en un tópico parecieron coincidir las dos partes en pugna: la paritaria docente podría ser reabierta antes de fin de año si los índices inflacionarios vuelven a desacomodar las variables salariales que se pacten.

Lifschitz quiere llegar a un acuerdo en 15 días

El gobernador Miguel Lifschitz anunció ayer que “en la próxima reunión paritaria” la provincia hará “una propuesta concreta. El problema es que nadie tiene referencia, ni datos concretos. Todos más o menos sabemos lo que pasó pero no lo que va a ocurrir”.

El mandatario dijo aspirar a llegar a un acuerdo en 15 días. Y confirmó que la provincia volverá a contar con datos propios respecto a la medición de inflación. “Estimamos que (eso) nos va a llevar 3 o 4 meses”, precisó.

En diálogo con La Ocho, Lifschitz dijo que presiente “buena voluntad” de arribar a acuerdos. Pero sostuvo que es erróneo querer trasladar a paritarias los porcentajes de aumentos de tarifas (48 por ciento en la EPE y Aguas) y advirtió que la provincia y los municipios “también son víctimas de los procesos inflacionarios”.

El jefe de la Casa Gris reconoció que “siempre las paritarias comienzan con chisporroteos, expresiones de un lado y del otro que generan algún ruido, son parte de las reglas de juego, pero hay buen clima”.

De todas formas, apuntó que las negociaciones se dan “en un escenario de mucha incertidumbre que todos tenemos que reconocer, porque no hay índices oficiales y cada uno maneja sus propios datos”.

Para Lifschitz, “no solamente hay que mirar hacia atrás, sino hacia adelante. Acá lo importante es anticiparnos y poder estimar cuál puede ser la inflación de este año, porque estamos hablando de recomponer salarios para el año que comienza”.

El gobernador diferenció la recomposición salarial de los aumentos de tarifas e impuestos que su administración ya dispuso. “No se puede trasladar una cosa a la otra, los aumentos de la EPE tienen que ver con el aumento del precio mayorista, nosotros somos distribuidores y tenemos que trasladar el precio al cual compramos la energía, para administrar la empresa y hacer las inversiones”, sostuvo.