Amplían imputación contra “Charo” Sánchez por el crimen de Lissy Dreher

Tal como lo anticipara Semanario Reconquista, la fiscalía no pudo lograr una conexión criminal para impulsar el femicidio y se decidió a ir por el “homicidio criminis causae”.

En la mañana la familia decidió presentarse como querellante en la causa y así impulsar medidas de prueba tendientes a lograr la máxima pena contra el imputado y evitar que se logre un juicio abreviado, algo que generaría un beneficio para Sánchez.

Un rato mas tarde la fiscalía amplió la imputación bajo la figura de “homicidio criminis causae”.

Así anticipaba lo que podía pasar el Semanario Reconquista en la edición del 7 de febrero:

Se mata “para” o “por” otro delito.

En la figura tipificada por el artículo 80 inciso séptimo nos encontramos con un agravamiento del homicidio con motivo de la flagrante intencionalidad de cometer el injusto y la presencia manifiesta del elemento cognitivo de criminalidad del acto por parte de su autor, de modo tal que no deja lugar a dudas que se trata de un accionar consciente del infractor a la norma punitiva.

Es de destacar que, no es la coexistencia o concurso de delitos lo que fundamenta el agravante, sino la intencionalidad o el aspecto subjetivo de la transgresión, el previo concierto de la estrategia delictiva.

Tal lo expuesto, podemos identificar que la motivación del infractor en el acto criminal se encuentra en la comisión del mismo “para” preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito o “para” asegurar su resultado o procurar la impunidad para sí o para otro, o “por” no haber logrado el fin propuesto al intentar otro delito.

En este caso particular sería “para procurar la impunidad” ya que la víctima lo conocía, puesto que había sido alumno de la escuela donde ella trabajaba, pero además porque era un personaje conocido del vecindario.

Págian 7 – Semanario Reconquista