La falta de certezas a nivel nacional mete ruido en la paritaria provincial

gremios-docentes-22-2-16

Los docentes van hoy a Santa Fe, donde esperan que se les mejore la propuesta. “Intentaremos evitar el conflicto”, dijo el ministro de Gobierno, Pablo Farías.

La inédita marcha atrás del gobierno nacional en su oferta a los gremios docentes generó un escenario de fuerte incertidumbre que impacta sobre las negociaciones abiertas en la provincia. Así, los maestros nucleados en Amsafé, Sadop, UDA y Amet volverán a reunirse hoy con los ministros de Miguel Lifschitz en un clima de “absoluta falta de certezas”. En principio, los sindicatos rechazan el ofrecimiento de una suba del 30,1 por ciento (entre marzo, julio y septiembre) que Educación les formuló el jueves último, pero a eso se suma que en el guarismo propuesto está incluido el Fondo de Incentivo Docente (Fonid), a cargo de la Nación, y esa cifra hoy es incierta. Así, lo que los gremios definen como un “papelón sin precedentes” a nivel nacional también podría tener efectos locales. “El gobierno de (Mauricio) Macri será el único responsable de que no inicien las clases el lunes próximo”, advirtió la titular de Ctera y Amsafé, Sonia Alesso.

La oferta que la provincia acercó la semana pasada a todos los trabajadores estatales se propone garantizar que ningún agente del Estado cobre por abajo de los 10 mil pesos a partir de marzo.

En cuanto a los docentes, “el aumento se propuso en tres tramos, 19 por ciento desde marzo hasta llegar al 24 por ciento en julio y otro porcentaje hasta alcanzar cerca del 31 por ciento en septiembre”, explicó Alesso.

La respuesta de los gremios fue que la propuesta era tan “insuficiente” que no ameritaba siquiera ser analizada por sus bases. El rechazo apuntó a varios aspectos: el porcentaje final, su liquidación en tramos y el hecho de que no hubiera nada para febrero.

Pero a esos rechazos, hechos públicos por los dirigentes docentes la semana pasada, ahora se suma (para las dos partes de la negociación) una total falta de claridad sobre lo que finalmente aportará el gobierno nacional a través del Fonid.

“El problema es que lamentablemente la propuesta nacional no está cerrada”, admitió ayer el ministro de Gobierno, Pablo Farías, quien sin embargo recordó que el titular de la cartera del Interior, Rogelio Frigerio, prometió “ayudar a las provincias” para garantizar el inicio de clases y dijo que en Santa Fe se intentará “evitar el conflicto”.

Lo cierto es que los gremios provinciales irán hoy por una nueva oferta. “Estamos ante un final abierto”, afirmó ayer el titular de Sadop Rosario, Martín Lucero, quien confió en que se les acerque una propuesta que “mejore bastante” la del jueves pasado.

“De mínima, un mayor porcentaje y menos tramos, porque no podemos terminar de cobrarlo en septiembre, aparte de una compensación para febrero”, ensayó.

Al secretario general de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, en cambio, esas mejoras le parecieron insuficientes. “Ningún salario debería recibir un aumento por debajo del 40 por ciento en esta etapa”, afirmó, en el marco de “una inflación que ronda entre el 13 y el 14 por ciento en los últimos tres meses y una pérdida importante del salario en los últimos tres años”.

Terés dijo rechazar también “el pago cuotizado” y una eventual “suma fija para febrero, porque esos pagos achatan las escalas y debilitan la caja de jubilaciones”.

También Alesso afirmó que el gobierno de Lifschitz “deberá presentar hoy una propuesta concreta superadora” que amerite ser debatida luego en una reunión con los delegados seccionales para pasar después a las asambleas departamentales previas a la provincial.

En lo que coincidieron los tres dirigentes fue en rechazar la decisión del gobierno nacional de suspender la firma del acta paritaria según lo acordado por todos los gremios docentes y el ministro de Educación, Esteban Bullrich.

“Es el papelón laboral del siglo”, sintetizó Lucero. “Vergonzoso, como todas las iniciativas políticas que ha tenido el gobierno de Macri, ninguna a favor de los trabajadores”, apuntó Terés.

Alesso aseguró que la firma del acta es “imperiosa para poder avanzar con las negociaciones en cada una de las provincias”, por lo que suspenderla representa una “irresponsabilidad total”.

Por eso no dudó en culpar al gobierno nacional “de que no se inicien las clases el lunes próximo”, un horizonte cada vez más probable. “Los padres deben saber que una medida así no es responsabilidad de los docentes, que tuvimos voluntad de discutir desde diciembre”, mientras que a “una semana del inicio de clases” el gobierno lanza una oferta y después, “increíblemente”, se niega a firmarla aduciendo que el acuerdo “entorpece las paritarias provinciales”.

Sigue la discusión con los estatales y médicos

Los trabajadores estatales también continuarán negociando esta semana, aunque al cierre de esta edición no tenían confirmado el día exacto de reunión. La oferta que el gobierno provincial les hizo el jueves (una suba del 28,1 % para los empleados sin antigüedad en las categorías más bajas, desdoblada en dos cuotas,
marzo y septiembre) fue calificada como “inaceptable” por los dirigentes de ATE y UPCN.

El secretario general de ATE, Jorge Hoffmann, reiteró ayer que la oferta fue tan “insuficiente” que ni siquiera mereció la consulta a los trabajadores. “Tenemos la certeza de que los compañeros no iban a aceptarla”, aseguró.

El dirigente señaló además que el panorama conflictivo que abrió el gobierno nacional con los docentes, así como la modificación del piso del impuesto a las ganancias, “genera un escenario nuevo, en el que predominan la falta de precisiones y hasta de información”.

Por ejemplo, dijo que “así como un sector de los trabajadores estatales puede haber sido beneficiado, otra parte que no pagaba ahora empezará a hacerlo”.

Por su parte, los profesionales de la salud nucleados en Amra y Siprus también se sentarán a negociar hoy, a las 15.30, para cuando confían en recibir un ofrecimiento salarial concreto.

Amsafé marcha

Amsafé Rosario marchará hoy, a partir de las 10.30, desde la plaza 25 de Mayo a la San Martín. Los reclamos van por un aumento del salario equivalente a la canasta familiar calculada por la junta interna de ATE Indec por arriba de los 15 mil pesos, creación de cargos y mejoras en infraestructura. Los asistentes escolares se sumarán a la movilización.