La inflación no da tregua: San Luis midió 4,2% durante el mes de enero

inflacion-13-2-16

Puja distributiva. Según los datos de esa provincia, el acumulado interanual da 35,1 por ciento. Hubo fuertes subas en frutas y verduras, y también en alquileres. Sigue la polémica por el Indec.

La inflación en la provincia de San Luis, una de las dos mediciones junto con la de la Caba que recomendó tener en cuenta el gobierno nacional mientras que el Indec no difunda el índice de precios, alcanzó un 4,2% en enero último, para acumular un alza interanual del 35,1%.

Así lo informó ayer la Dirección de Estadísticas y Censos de San Luis.

La medidicón de la inflación está otra vez en el centro de la agenda pública en Argentina, como consecuencia tanto de la suba salvaje en muchos de los rubros más sensibles (como la carne) como por las idas y vueltas del gobierno de Mauricio Macri respecto a la supuesta “normalización” del Indec.

La polémica en torno a la demora de las cifras oficiales aún está vigente y el gobierno espera poder difundirlas en pocos meses, tras despedir a Graciela Bevacqua, por no compartir el sentido de “urgencia” respecto de esa cuestión.

Por su parte, la ex funcionaria, criticó que si la inflación se publica en ese plazo, será “poco creíble”.

Dato puntano

De acuerdo con la información suministrada por el gobierno de esa provincia, los productos que más aumentaron en el primer mes del año fueron las frutas (14,2%) y las verduras (8,5%).

En tanto, el precio de la carne (que había acumulado una feroz suba en noviembre y diciembre) retrocedió un 0,7%, mientras que el alquiler de viviendas se encareció un 3,7%.

El aumento detectado en esa provincia es levemente superior al 4,1% que reflejó el dato de la Ciudad de Buenos Aires para el mismo mes.

Por otro lado, y según un estudio privado, las expectativas de inflación se dispararon un 6,7% este mes y alcanzaron el 33,6% para los próximos doce meses.

La fuerte suba de precios durante enero por la devaluación de más del 50 por ciento del peso impactó con fuerza en el estado de ánimo de los ciudadanos argentinos, por lo que las proyecciones y las expectativas de los consumidores revelan que una mayoría no confían en que la situación se revierta, al menos en el corto plazo.

Expectativas. Así se desprende de una encuesta realizada por la consultora Poliarquía en 1.200 casos para el Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, que arrojó una fuerte suba en las expectativas negativas respecto a la evolución del índice de precios.

Según ese trabajo de investigación, la inflación esperada por los consumidores a nivel nacional para los próximos doce meses se disparó un 6,7 por ciento, para ubicarse en un 33,6 por ciento medido de forma anual.

Por su parte, la consultora Economía & Regiones advirtió que “si no se consigue todo el financiamiento necesario, de u$s 25 mil millones como piso, el Banco Central tendrá que emitir más y ahí la inflación promedio podría terminar siendo más alta, dependiendo de lo que se emita“.

“A más deuda, menos inflación y mejor performance de la economía real”, aseguró la consultora en su último informe, donde subrayó que “por el contrario, si no se puede colocar toda la deuda necesaria a tasas razonables habrá más financiamiento del BCRA con emisión monetaria, más inflación y peor comportamiento del nivel de actividad”.

El análisis puntualizó que “en pocas palabras, a menor deuda, deberá haber más emisión del BCRA para asistir al Tesoro y en consecuencia, más inflación, más devaluación, menor poder adquisitivo y menor crecimiento económico”.

“Por el lado de la inflación, el cumplimiento de la pauta inflacionaria del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, parecería exigente. Concretamente, una inflación en línea con la pauta preestablecida de 25% parece una tarea difícil de cumplir”, aseguró Economía & Regiones. Además indicó que “la economía no tiene de donde agarrarse para volver al sendero del crecimiento”.

Denuncian que Precios Cuidados “no se cumple”

El programa Precios Cuidados, que el gobierno prorrogó hasta el 6 de mayo de este año con unos 500 productos de la canasta básica, registra “importantes incumplimientos” por parte de las cadenas de supermercados, reveló ayer el director de Defensa de los Consumidores, Fernando Blanco Muiño.

“Estamos relevando tres elementos: precios, señalética y disponibilidad. En cualquiera de los tres hay incumplimientos importantes”, reconoció Blanco Muiño. El programa se prorrogó el pasado 6 de enero hasta mayo, y en el se incluyeron unos 500 productos de las canasta básica alimentaria, en acuerdo con supermercados y empresas proveedoras. “Acá las cadenas de supermercados voluntariamente han suscripto, lo cual hace suponer que si hay acuerdo voluntario sería de mayor facilidad cumplirlo, pero no se está confirmando eso, lamentablemente”, señaló el funcionario. Blanco Muiño indicó que “el valor del plan es que establece precios de referencia en un mercado muy distorsionado”, y añadió que el objetivo es que esos productos “estén en góndola”.

Competencia. El secretario de Comercio, Miguel Braun, adelantó ayer que el gobierno proyecta crear un Tribunal y una Fiscalía de Defensa de la Competencia que requerirá una “fuerte inversión en técnicos de primer nivel” para controlar el poder de acción de los monopolios.