Lifschitz y Bonfatti difieren a la hora de evaluar la gestión del gobierno nacional

lifschitz-bonfatti-9-3-16

El actual primer mandatario santafesino pidió “darle tiempo” a Mauricio Macri y avaló el acuerdo con los holdouts. Su antecesor lo comparó con Carlos Saúl Menem.

El gobernador Miguel Lifschitz se mostró a favor de resolver los conflictos con los holdouts y pidió “darle tiempo” al gobierno de Mauricio Macri antes de hacer juicios definitivos. En paralelo, su antecesor, Antonio Bonfatti, fue muy duró a la hora de hacer un diagnóstico sobre la marcha del Ejecutivo nacional: “Avizoro un tiempo que no es de lo mejor. No soy optimista. Esta película ya la vimos en la época del menemismo”.

Lifschitz fue consultado sobre las duras declaraciones que, días atrás, habían efectuado referentes del Partido Socialista contra la gestión de Cambiemos. “Hay que dar tiempo. El gobierno nacional recién está comenzando y hay que darle un tiempo para que pueda asentarse sobre su propia realidad y pueda tomar decisiones”, morigeró el actual mandatario.

“Si bien ya hubo anuncios y decisiones, con las cuales uno puede coincidir en muchas o diferir en otras, es prematuro abrir un juicio crítico o de absoluto apoyo. Soy prudente, con la misma prudencia que pido para mi gestión. Me ubico en ese lugar, de expectativa, de poder plantear algunas diferencias pero de mantener una actitud positiva”, mensuró el titular de la Casa Gris durante una entrevista con el programa político En Profundidad, de Canal 4 Cablehogar.

Al preguntársele si estaba de acuerdo con el acuerdo entre el Ejecutivo nacional y los holdouts, Lifschitz señaló que “a este problema había que resolverlo, era necesario llegar a algún nivel de acuerdo y destrabar un conflicto que nos estaba ocasionando juicios, con demasiados costos colaterales. No conozco la letra chica, pero hoy hay una reunión nacional de nuestros equipos técnicos con legisladores nacionales y gente del Ministerio de Economía. Era necesario resolver positivamente este tema”.

“Estoy de acuerdo en que se cierre la cuestión, en la medida que lo que se haya pactado no sea lesivo para los intereses del país”, cerró el gobernador santafesino.

Esa mirada de prudencia respecto de Macri y sus acciones de gobierno, no encontró eco en Bonfatti, quien nuevamente salió a marcar diferencias. “El gobierno nacional tomó una sola medida económica: el sistema cambiario. No veo un plan económico; al menos no está explicitado. Todas sus medidas apuntan a los sectores concentrados de poder. Que me explique alguien cuál es el beneficio de quitar las retenciones a la minería”, desafió en declaraciones a Radio Universidad Rosario.

El actual diputado provincial dijo avizorar “un tiempo que no es de lo mejor”. En ese marco, volvió a sorprender: “Esta película ya la vimos en la época del menemismo. Al principio todo el mundo consumía y viajaba, y después nos dimos cuenta de que habían rifado el país”.

“Habrá más desocupación, mayor inequidad, va a caer el poder adquisitivo de los trabajadores y va a haber cada vez más ricos y más pobres. Espero estar equivocado”, merituó Bonfatti.

Consultado Lifschitz sobre el posicionamiento de su antecesor y del diputado Eduardo Di Pollina —también muy crítico a la hora de evaluar al Ejecutivo nacional—, y respecto de si esas objeciones lo complicaban a la hora de su rol institucional, respondió: “En alguna medida cuando se está en el gobierno se necesita mantener instancias de diálogo hacia arriba y hacia abajo. Hay que dar tiempo, el gobierno nacional recién está comenzando. Soy prudente y pido prudencia respecto de mi gestión”.

“Yo me ubico en un lugar de expectativas, de plantear algunas diferencias, pero de mantener una actitud positiva”, clausuró el gobernador, quien hoy se encontrará con Macri en la Expoagro.