Corazón contento: el exceso de alegría también puede ser perjudicial

Un estudio publicado en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología explicó que algunos inconvenientes cardíacos son precedidos por emociones positivas. Las razones

En el mundo real, las emociones (negativas y positvas) definen los momentos de las personas. En el imaginario popular, sólo las primeras son las causales de los cambios físicos y consecuencias poco beneficiosas para la salud de aquellos que sufren enfermedades, desamores y otras yerbas.

En tiempo récord, se espera que la mente borre una mala experiencia o vivencia para siempre. Sintiendo que son ellas las culpables de los malestares físicos, el enfoque sólo radica en los factores que ocasionan el terrible desenlace: la aparición del “corazón roto”. El síndrome de Takotsubo, identificado en 1990, es una miocardiopatía asociada a una situación emocional negativa como la muerte de un familiar muy cercano, una discusión fuerte o una profunda depresión.

En la última semana, un estudio publicado en la última edición de la prestigiosa revista de la Sociedad Europea de Cardiología (European Heart Journal), explicó que el cuadro de la aparición de un problema cardíaco podría estar precedido por una situación feliz. Tras analizar 485 pacientes con síndrome de Takotsubo (TTS, según su abreviatura en inglés), los especialistas encontraron que los síntomas -dolor en el pecho y dificultad para respirar- tras los análisis clínicos y los estudios por imágenes eran similares independientemente de la naturaleza del evento que lo haya desencadenado.

Sólo en el 4% de los casos, una situación feliz precedió ese mal momento. Esta variante del corazón roto fue denominada “síndrome del corazón feliz”, en donde los investigadores manejan la hipótesis de que los eventos positivos requieran estímulos más potentes que los negativos para inducir una respuesta emocional considerable.

Estos datos, sustentados por científicos, deben tomarse con prudencia y, en todo caso, como información para conocer del tema llegada la situación. “Nuestro estudio podría proporcionar importantes conocimientos sobre la interacción cerebro-corazón, que muy probablemente contribuyen a la fisiopatología del TTS”, sostienen los investigadores.

Jelena Ghadri, del Hospital Universitario de Zurich en Suiza, coautora del estudio, sostuvo que “se ha demostrado que los hechos que desencadenan en inconvenientes cardíacos pueden ser más variados de lo que se pensaba. Los acontecimientos más tristes y más felices de la vida pueden causar vías emocionales similares. Los médicos deben ser conscientes de ello y preguntar por este tipo acontecimientos a la hora de tratar a un paciente con síntomas de ataques al corazón”.

Explicación médica

Las razones fisiológicas que están detrás de este síndrome todavía no se conocen en plenitud. Se piensa que se debe a una liberación importante de adrenalina, por un episodio triste o feliz, y que en personas con sensibilización excesiva a esta sustancia genera una reacción en el corazón como si sufriera un daño similar a un infarto y el corazón deja de contraerse.

En su momento, al TTS descubierto en Japón en los 90 se lo denominó así por la forma que adquiere el corazón, que es similar a un takotsubo, una vasija de base ancha y de cuello estrecho que utilizaban los pescadores. El síndrome se caracteriza por parecer un infarto de miocardio que en realidad no es. Entre otras diferencias con el infarto, los pacientes presentan arterias coronarias normales.