Cambiemos se aseguró el quórum y se encamina a aprobar el acuerdo con los holdouts

Con la confirmación de que el massismo bajará la sesión de hoy en Diputados, el Gobierno parece haber logrado los votos de la oposición para derogar las leyes Cerrojo y de Pago Soberano.

A las 12 del mediodía está previsto que comience la primera sesión en la Cámara de Diputados de este período legislativo. Allí se comenzara a debatir el proyecto del oficialismo para lograr un acuerdo con los holdouts, que incluye la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, la habilitación de un proceso de endeudamiento de 15 mil millones de dólares y la sanción del acuerdo.

Si bien desde Cambiemos habían adelantado que sin el apoyo del bloque de Sergio Massa conseguirían el quórum, ahora con la confirmación de que el bloque Una Nueva Argentina (UNA) votará a favor, todo parece indicar que el Gobierno se encamina a cerrar el litigio de 15 años con los tenedores de bonos.

Pero sobrellevar el frente legislativo no es el único obstáculo que debe enfrentar el gobierno nacional. También aguarda la resolución de la Cámara de Apelaciones de Nueva York que deje firme el fallo de Thomas Griesa ya que una serie de holdouts pidieron que se postergue la decisión del juez que le permite a la Argentina retomar el pago de su deuda reestructurada.

Entre los holdouts que apelaron conviven acreedores que no aceptaron la propuesta argentina y un grupo que la convalidó pero que pretende que la justicia de los Estados Unidos tome recaudos para que el país cumpla con su propuesta. En el Gobierno confían en que ese fallo saldrá antes del 14 de abril, fecha impuesta por Griesa y afirman que era una jugada judicial esperada.

Para la sesión de mañana en Diputados el oficialismo tuvo que negociar el acompañamiento del bloque Justicialista y de los interbloques Frente Amplio Progresista y Juntos por Argentina. Según publicó la agencia DyN, el debate pasará por el tope nominal de endeudamiento, las funciones de la comisión bicameral de seguimiento de la deuda y la obligación de incluir cláusulas de acción colectiva en los nuevos bonos de endeudamiento.

Por su parte, Sergio Massa confirmó que sus 24 diputados bajarán al recinto y que votarán la derogación de la Ley Cerrojo y la de Pago Soberano pero advirtió que propusieron un cambio en la ley: “Vamos a condicionar los acuerdos a la posibilidad de que estén ratificados en Cámara para que el país tenga una posición de firmeza frente a los buitres y no sacar una ley condicionada por un fallo de segunda instancia”.

Asimismo, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, luego de una reunión cerrada con referentes de Cambiemos y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, indicó que pidieron que se modifique el artículo 5to. del proyecto, para que si cambian las condiciones del acuerdo el Ejecutivo tenga que consultar al Congreso antes de tomar una decisión.

Desde el oficialismo ya se mostraron dispuestos a realizar modificaciones a la propuesta en el recinto, y no se descarta que se incluya en forma explícita un límite de endeudamiento de 12.000 millones de dólares.

En este aspecto, la principal exigencia del massismo pasa por el artículo 14 que habilita al Gobierno a efectuar las adecuaciones presupuestarias con el sobrante que pueda quedar del endeudamiento.

Desde el Frente para la Victoria (FpV) y del Frente de Izquierda ratificaron su resistencia a dar quórum y ambos sectores convocaron a la militancia a movilizarse por la tarde al Congreso para manifestar su oposición a la propuesta enviada por el Gobierno.

En este contexto, el presidente del bloque de diputados por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, advirtió que “no debe haber sesión” mañana y sostuvo que el país debe “mandar nuevos negociadores”.

Fuente: Infobae.com