Mauricio Macri: “Los jueces no tienen que tener vida política”

Mauricio Macri

El Presidente consideró que la Justicia tiene que tener “coraje e independencia, tienen que estar en sus despachos y con sus fallos”

Confianza. Verdad. Transparencia. Talento. Estas cuatro palabras son las más repetidas por Mauricio Macri tanto para evaluar los primeros 100 días como para explicar todo lo que falta por hacer en los próximos 4 años.

Confianza. Para el Presidente es la clave para generar nuevos puestos de trabajo. Apuesta a recuperar la palabra y el respeto a los contratos, tanto entre locales como entre quienes desde fuera miran la Argentina como posible destino de sus inversiones. “Tenemos que producir 50% más de granos y transformar esos granos en alimentos con marcas para dejar de ser el granero y transformarnos en el supermercado del mundo. La instalación de fábricas es lo que va a dar trabajo”, pronosticó.

Verdad. Macri asegura que su gobierno está dispuesto a contar la realidad en todas las áreas para sincerar los precios; para colaborar en todo lo que pueda esclarecer el atentando a la AMIA y la muerte del fiscal Alberto Nisman; y para hacer crecer la economía. “Tenemos que reconocer los problemas, no ocultarlos. Yo quiero poner todo sobre la mesa porque solo podemos resolverlos cuando los encaramos”, aseguró.

Transparencia. El jefe de Estado prometió dar a la Justicia toda la información que requiera para terminar con la corrupción y poner fin a la impunidad, incluso si alguno de sus funcionarios se encuentra involucrado. “La Argentina se va a curar en base a la transparencia, las licitaciones serán públicas en internet y podrán competir todos. No va a haber privilegios, ni acomodos, ni ventajas”, se comprometió.

Talento. El mandatario destacó el talento de los argentinos y consideró que es una de las grandes ventajas con las que cuenta el país para salir adelante. “Lo que somos depende de nosotros. Yo me siento capaz de hacer lo que hacen los mejores del mundo. El Papa, Messi, una Reina, científicos: este es un país talentoso y creativo pero tenemos que dejar de apostar al atajo, a la viveza criolla”, pidió.

En una entrevista de casi una hora, realizada en el último piso del Centro Cultural Kirchner, Macri respondió preguntas de seis periodistas: Fernando González (director de El Cronista), Jorge Fernández Díaz (columnista en radio Mitre y en el matutino La Nación), Ricardo Carpena (vicepresidente de la agencia estatal Télam), Omar Noblega (conductor del Canal 10 de Tucumán), Fabiana Dal Pra (conductora del Canal 12 de Córdoba) y quien escribe (directora de Infobae). La moderación estuvo a cargo de Néstor Sclauzero, gerente de noticias de la TV Pública.

Corrupción y justicia
En días donde la agenda está marcada por escándalos de corrupción que involucran a empresarios y ex funcionarios, el Presidente dijo de manera muy contundente: “De la corrupción estoy tan harto e indignado como todos los argentinos, estamos asqueados. Pero tengo que ser disciplinado institucionalmente, no puedo avanzar sobre otro poder, tengo que decirle –a la Justicia- que queremos que no haya más impunidad en la Argentina. Desde el Ejecutivo no vamos a correr jueces ni perseguir a nadie, pero la tarea no es del Presidente, es de los jueces. Yo no puedo juzgar. Eso no es bueno”.

Incluso fue más allá y dijo qué espera del accionar de la Justicia: “La Argentina necesita de jueces que tengan coraje, independencia, que no quieran ser amigos de nadie. No tienen que tener vida política, no tienen que estar relacionados con el periodismo. Tienen que actuar independientemente, estar en sus estudios, en sus dictámenes, en sus fallos, en sus papeles”.

También opinó sobre la designación del kirchnerista Ricardo Echegaray al frente de la Auditoría General de la Nación, que fue cuestionado hasta por su aliada política Elisa Carrió. “A Echegaray no lo pusimos nosotros, tiene derecho a ponerlo la oposición, trajeron ese candidato. Mientras no tenga cuestionamiento legal que lo descalifique, había que aprobarlo. No había alternativa, eso es cumplir con lo que marcan las instituciones”, explicó.

La visita de Obama y la crisis en Brasil

El miércoles próximo comienza la visita del presidente de los Estados Unidos a la Argentina y Macri dijo tener “un gran respeto por su liderazgo, compartimos banderas muy importantes como la defensa de la democracia y los derechos humanos, lucha contra el terrorismo y contra el narcotráfico”.

Consultado sobre el sentimiento de “antiamericanismo” que reina en alguna parte de la población, el Presidente consideró que “en un país donde somos los reyes de la carne y McDonald’s ha tenido el éxito que tuvo, los argentinos eligen como destino turístico los EEUU. Para mí hay algo ahí que no es sincero”.

En materia de política internacional adelantó también que la canciller Susana Malcorra está tramitando un viaje oficial a Cuba: “Solo resta que ellos respondan y ahí estaremos” y admitió que la crisis en Brasil “nos afecta. Es el principal socio, 40% de lo que vendemos va a Brasil. Apostamos a que Brasil salga lo antes posible de esta situación”.

En este campo también hizo mención a la postura que adoptará frente a Irán, al que cada vez más países se están acercando, incluido los Estados Unidos, Macri prometió: “Todo lo que haga esclarecer el episodio de la AMIA y el de la muerte del fiscal Nisman va a contar con el apoyo de nuestro Gobierno, independientemente de esta política de querer volvernos a abrir al mundo”.

Ganancias y empleo

El postergado cambio en las escalas de Ganancias también fue evaluado por el jefe de Estado: “Hay que debatirlo, pero las escalas van por ley. A todos nos gustaría ir más rápido. Pero en breve, miles de argentinos notarán entre un 9 y 22% de mejora en los salarios y no acepto lo que ha hecho Cristina Kirchner usando la mentira de la inflación para cobrarle el Impuesto a gente que no había mejorado su poder adquisitivo para pagarlo. Eso es mentir deliberadamente”.

En cuanto a la creación de empleo, consideró que “ya estamos generando nuevos. La clave del crecimiento pasa por la confianza, porque genera inversión: no hay otro camino. El que quiera abrir una fábrica tiene que saber que se le van a respetar sus derechos, que hay una ley. Hay que sostener la palabra. Un ejemplo es el trigo: exportamos 80 millones anuales de galletitas cuando en Italia se exportan miles de millones de galletitas y de pastas sin tener el trigo que nosotros tenemos. ¿Por qué no tener esas fábricas acá?”.

También se extendió sobre la preocupación que genera la inflación y la promesa de contar en el próximo mes con un índice nacional de precios como ya contamos en el adelanto.

Sobre el final hubo tiempo para hablar de su vida privada. Al ser consultado sobre si será nuevamente papá, fue claro: “No. No sé de donde salió eso”.