Hay más de 8 mil evacuados en cuatro provincias del Litoral por las inundaciones

Las lluvias no dan tregua y se hacen sentir en Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes y Formosa. La ciudad entrerriana de La Paz es la más golpeada con casi 5.000 damnificados. Prevén mal tiempo durante toda la semana

El noroeste de Entre Ríos y el sur de Corrientes son las zonas más afectadas por las crecidas luego de cuatro días de lluvia casi ininterrumpida, que dejó como saldo varias ciudades bajo el agua y miles de evacuados en cuatro provincias del Litoral. Muchos sufrieron el anegamiento de sus viviendas y el caudal arrastró gran cantidad de autos que se encontraban en la vía pública.

Los cursos de agua que atraviesan las ciudades desbordaron e hicieron colapsar los sistemas cloacales. Además, el río Paraná, que ya estaba al límite de su nivel por las lluvias, empezó a ceder al recibir el agua de los distintos arroyos y afectó a Santa Fe y Formosa. Entre las cuatro provincias suman en total más de ocho mil evacuados y aunque el nivel tiende a bajar, muchas localidades quedaron incomunicadas por cortes de rutas. El Servicio Meteorológico Nacional sostiene la alerta por tormentas fuertes para la región.

El peor escenario se registró en la ciudad entrerriana de La Paz. Allí, el desborde del arroyo Cabayú Cuatiá dejó 130 evacuados (en el peor momento hubo 600) y unas 5.000 personas afectadas. Ayer, el mayor registro de precipitaciones se dio en la localidad de San José de Feliciano, con cerca de 270 milímetros y una acumulación de casi 500 milímetros desde el fin de semana. Hay calles anegadas, caminos rurales intransitables, puentes cortados y 15 evacuados. La Municipalidad dictó alerta y emergencia climática por 48 horas, y están suspendidas las clases.

Las otras ciudades del norte de Entre Ríos que están sufriendo los últimos impactos de la Corriente del Niño antes de su retiro, previsto para mitad de año, fueron Santa Elena, Federal, Chajarí y Federación.

En Corrientes, los evacuados ascienden a 1.500. En la localidad de Esquina, la lluvia acumulada fue de 350 milímetros –cifra similar a la de las inundaciones de La Plata de 2013- y la ciudad llegó a estar casi completa bajo agua.

Santa Fe fue otro de los lugares golpeados por la interminable lluvia. Más de 1.500 personas aún no pudieron volver a sus casas desde los desbordes del Paraná en enero. Ahora, se sumó que el temporal acumuló en algunas zonas, como la localidad de San Cristóbal, cerca de 500 milímetros de agua en lo que va de la semana.

En Formosa la situación no es mejor: todavía muchos no lograron sobreponerse a las inundaciones del mes de enero y cerca de 5 mil personas siguen evacuadas. El río Paraguay había empezado a bajar su nivel, pero con estas lluvias volvió a crecer y se mantendrá alto.

Según el SMN, la zona seguirá con tormentas durante la mañana y las condiciones mejorarán un poco hacia la tarde. Mañana y el viernes se esperan nuevas lluvias que complicarán el panorama de las inundaciones.