Vuelve a debatirse sobre la SAPEM para controlar la distribución del gas

gas-semanario-9-4-16

El concejal Gabriel Gasparutti presentó un proyecto para que la Cooperativa de Servicios Públicos presente informes sobre el estado de la red de gas y la economía de la cooperativa. Se vuelve a hablar de la intensión del justicialismo de crear una empresa estatal para controlar la obra y el servicio de GLP y posteriormente el de GNC.

El concejal oficialista Gabriel Gasparutti volvió a poner sobre la mesa el deseo del intendente Enrique Vallejos de crear una Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (SAPEM) para controlar la construcción de la red de gas y luego el servicio de distribución.

El concejal pidió, primero, que se cumplan con las obligaciones que tiene la Cooperativa de Servicios Públicos de Reconquista que es la de entregar los informes de situación económica y de obras de la red de gas, para saber en qué condiciones está.

Una de las preocupaciones que tiene el gobierno, ya desde el año pasado cuando eran oposición, es la del crédito por $600.000 que la cooperativa tomó con la garantía del municipio en Banco Nación pero que la entidad jamás pudo pagar y el gobierno, que había salido de garante, viene pagando regularmente.

“La cooperativa de Servicios Públicos de Reconquista tiene la concesión de la construcción de la red de gas y explotación de la distribución de la red de gas por red. Esta obra fue declarada de utilidad pública, se ejecuta por sistema de contribución de mejoras, de pago obligatorio. A la cooperativa se le ha condonado los derechos municipales, que tienen que ver con el derecho de construcción y uso del espacio público, o sea, se le han hecho muchas concesiones a la Cooperativa de Servicios públicos”, comenzó diciendo Gabriel Gasparutti a los micrófonos de “La Grieta” por FM Central 94.5.

El concejal recordó que “también se han suscripto cuotas sociales por montos muy importantes” y contó que fueron “1.500 cuotas sociales en su momento y después otros $100.000 más”. Para explicar mejor dijo que “las cuotas sociales son las que integran el capital social de una cooperativa. Se suscriben cuotas sociales y eso es plata”.

“Además la cooperativa sacó un préstamo de $600.000 en el Banco Nación cuyo garante es la Municipalidad de Reconquista, y la municipalidad como garante se está haciendo cargo del pago de estas cuotas”, remarcó haciendo referencia a la falta de cumplimiento de la cooperativa ante el empréstito que tomó para continuar con la obra de tendido de cañerías.

También dijo que “la cooperativa tiene la obligación de informar semestralmente al municipio y al Concejo Deliberante sobre su estado financiero, contable y de avance de obra. Nunca hemos recibido el informe”.

Gasparutti aseguró que los miembros de la cooperativa jamás enviaron ningún informe sobre el estado financiero y de avance de obras al concejo “desde la mismísima conformación de la cooperativa” hace aproximadamente unos 10 años; pero aclaró que la obra arrancó “mucho después, cerca de 2010 o 2011”.

El concejal justicialista también reconoció que “la cooperativa hace reuniones todos los meses y hace balances anuales” pero entiende que la obligación, porque así lo marcan las ordenanzas que cita en el proyecto, es de “enviar informes por escrito al Departamento Ejecutivo y al Concejo”.

En medio de la charla el edil se mostró “preocupado” porque quiere saber “cómo sigue la obra del gas. Nos preocupa que esa obra no se pare, que siga avanzando, que se siga trabajando. Sea a través de la cooperativa o como sea, pero la red de gas no se debe parar”.

Esta expresión “la obra tiene que seguir a través de la cooperativa o como sea” volvió a retomar el tema de la SAPEM que fue rechazada por los concejales el año pasado y perdió estado parlamentario, pero puede volver a ponerse sobre la mesa para discutirse este año, donde el justicialismo tiene mayoría, aunque debería conseguir algunos aliados para poder lograr los dos tercios de los votos, necesarios para crear la Sociedad Anónima de Participación Estatal Mayoritaria, como lo tiene, por ejemplo, Avellaneda con SYESA Gas.

“Ese proyecto (el de la SAPEM) se archivó, tenemos que juntarnos con la gente de la cooperativa para ver cuál es su estado actual y analizaremos entre el municipio, el concejo y la cooperativa cómo sigue esto. Yo lo que pretendo es que la obra de gas continúe. Si la cooperativa está en condiciones de continuarla, fantástico. Porque eso ya empezó, existe y funciona o debería funcionar. Sino analizaremos otras alternativas”, finalizó.