Diabetes, la enfermedad silenciosa: cómo detectarla a tiempo

Al no haber síntomas, es clave realizar chequeos médicos mediante el dosaje sanguíneo. Nueve pautas para controlarla

El metabolismo es el proceso que convierte los alimentos ingeridos en energía. El factor más importante en el desarrollo de este proceso es la insulina, una hormona segregada por el páncreas. Durante la digestión, los alimentos se descomponen para crear glucosa, la mayor fuente de “combustible” para el cuerpo. La glucosa pasa a la sangre, donde la insulina facilita su entrada en las células.

Bajo el lema “Vencé a la Diabetes”, en el marco del Día Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) eligió este año para hacer foco en esta enfermedad con el objetivo de aumentar su concientización y promover un control adecuado. En Argentina, teniendo en cuenta el contexto, se observó un preocupante aumento a lo largo de estos últimos años: mientras que en 2008 la diabetes afectaba al 8,3% de la población, en 2013 afectaba al 9,8%, según datos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación.

Existen varios tipos de diabetes. La más común es la diabetes mellitus, aunque existen otras pero poco frecuentes. Dentro de la diabetes mellitus hay dos tipos:

  • Diabetes mellitus tipo 1: generalmente no producen insulina, por lo que necesitan inyecciones para sobrevivir.
  • Diabetes mellitus tipo 2: representan el 90% de los casos y suelen producir su propia insulina, pero la cantidad es insuficiente o no la pueden utilizar apropiadamente. Por lo general, tienen sobrepeso y son sedentarias, dos circunstancias que aumentan sus necesidades de insulina.

La diabetes gestacional consiste en niveles elevados de glucosa en la sangre durante el embarazo. Afecta a una de cada 25 mujeres en el mundo

La segunda variante de diabetes mellitus está directamente asociada con la obesidad (multiplica por 20 el riesgo de desarrollar esta enfermedad), el sobrepeso y el sedentarismo. Para la OMS, los esfuerzos por prevenir y tratar la diabetes serán importantes para alcanzar la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible, que consiste en reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades crónicas no transmisibles para 2030.

La Secretaría de Extensión Universitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires en conjunto con el Centro de Estudiantes de Ciencias Médicas (CECIM) organizan la Jornada “Diabetes: un camino a resolver”. La iniciativa arrojó datos sorprendentes que ayudarán a concientizar a que todas las personas se realicen los chequeos médicos correspondientes y, en caso de padecer diabetes, tomen los recaudos suficientes para controlarla.

Se estima que la mitad de los que tienen diabetes no lo sabe y de los que lo saben, solo un 30% se trata.
La diabetes tiene mayor incidencia en aquellos con menores ingresos y menor escolaridad.
De los pacientes con diabetes, el 90% tiene la denominada tipo 2 (requieren terapéutica farmacológica oral o insulina) y el 10% restante requiere insulina.
Cómo detectar la diabetes a tiempo
El cardiólogo Jorge Lerman explicó que “muchas veces la diabetes no provoca síntoma alguno y la única forma de detectarla es mediante su dosaje a través de la gota de sangre o en el contexto de un chequeo de laboratorio. Este control deberían hacerlo periódicamente las personas obesas o las que tienen familiares directos diabéticos”.

Por otra parte, la doctora Analía Yamaguchi, médica nutricionista de la Sociedad Argentina de Nutrición, recomendó nueve pautas a tener en cuenta para controlarla:

  • Realizar actividad física
  • Controlar regularmente el nivel de azúcar en sangre
  • Vigilar la presión sanguínea
  • Realizar una alimentación saludable aumentando el consumo de frutas y verduras
  • Controlar el peso corporal
  • Mantener una ingesta de líquidos adecuada (ocho vasos de agua por día)
  • No fumar y realizar actividad física
  • No automedicarse
  • Realizar controles periódicos con un médico