La Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria analizó la situación de la producción santafesina

produccion-15-4-16

“Existen en la provincia 7 millones de hectáreas comprometidas por las lluvias, lo que representa más del 50 % de la superficie de Santa Fe”, manifestó Contigiani.

El ministro de la Producción, Luis Contigiani, encabezó este jueves una nueva reunión de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, encuentro convocado para analizar la situación en el marco de los excesos hídricos.

Del encuentro, que tuvo lugar en la Sociedad Rural de Santa Fe, participaron los secretarios de Agricultura, Ganadería y Recursos Naturales, Carlos Corvalán, y de Lechería, Pedro Morini; senadores y diputados provinciales, representantes de distintas áreas de gobierno, integrantes de cada una de las entidades vinculadas a la actividad agropecuaria, INTA y productores, entre otros.

Concluida la reunión, Contigiani informó que “se realizó un análisis del estado de situación ante el evento climático que nos está golpeando severamente, sobre todo a nivel de la región central de Santa Fe. A partir de los informes técnicos de la comisión, se comenzó a evaluar la posibilidad de declarar la situación de emergencia y/o desastre. El lunes se volverá a reunir la Comisión Técnica, a fines de evaluar el camino a seguir para dar la respuesta más rápida y efectiva”, indicó.

“Este pase a Comisión Técnica se efectúa para determinar si conviene prorrogar los decretos ya homologados nacionalmente o generar uno nuevo. Al mismo tiempo, nos posibilita consultar con la Nación sobre estos aspectos”, agregó el ministro.

Dimensionando la situación, el funcionario provincial indicó que “existen en la provincia 7 millones de hectáreas comprometidas por las lluvias, lo que representa más del 50 % de la superficie de Santa Fe. Estamos ante una situación productiva, técnica, social y humana muy crítica”.

“Por otro lado, en el marco de la situación de emergencia que presenta nuestro territorio, pondremos a disposición del sector productivo una batería de herramientas de apoyo en las que estamos trabajando: un fondo rotatorio para el sector arrocero de 20 millones de pesos; el pedido ante Nación para que acelere el fondo compensador a productores tamberos de 50 centavos por litro de leche –en los primeros tres mil– de los cuales 10 centavos son aportados por el gobierno provincial, lo que nos significa más de 30 millones de pesos; la solicitud al gobierno nacional para que firme el convenio y quede operativa la línea de créditos para tamberos que la provincia tiene lista hace 40 días; y un fondo para la cuenca cañera; entre otras”, detalló.

Finalmente, Contigiani concluyó en que “el evento de El Niño que nos sacude viene a agravar la situación económica de sectores productivos muy comprometidos, como es el caso de la lechería, profundizando una situación de quebranto”.

COMISIÓN PROVINCIAL DE EMERGENCIA AGROPECUARIA
La Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria tiene carácter consultivo, está presidida por el ministro de la Producción e integrada por un representante del Ministerio de Economía; uno de la secretaría de Regiones, Municipios y Comunas; un representante por las comisiones de Agricultura y Ganadería de ambas cámaras legislativas; y un referente de cada una de las entidades vinculadas a la actividad agropecuaria de la provincia.

Entre sus atribuciones se encuentra la de proponer al Poder Ejecutivo provincial, a través del Ministerio de la Producción, la declaración o prórroga de Emergencia Agropecuaria o Zona de Desastre en áreas territoriales determinadas a nivel de distrito, cuando factores de origen climático, telúrico, biológico o físico afecten la producción o la capacidad de producción de una región.

Asimismo, está habilitada para gestionar ante las instituciones bancarias la concesión de prórrogas especiales de los plazos para el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los productores afectados por la emergencia o desastre, así como el otorgamiento de créditos especiales.

Del mismo modo, está facultada para proyectar, organizar y coordinar las medidas necesarias para disminuir o anular los efectos dañosos derivados de aquellos eventos meteorológicos, proponiendo las soluciones que estime idóneas a las áreas que correspondan.