Tambero.com, una app con acento argentino para alimentar al mundo

tambero-com

Ofrece recomendaciones para mejorar la producción en países desarrollados, pero también y sobre todo para ayudar a campesinos de zonas pobres, sin acceso a la tecnología. La app permite multiplicar rendimientos en un año y así generar riqueza

Imagine un campo. Cualquiera, no importa. Uno de los que atraviesa cuando va de vacaciones a la Costa o el que eligió para descansar algún fin de semana.

La riqueza de la Argentina no solo está dada por su tierra sino también por el acceso a la educación y la formación de los productores, que cuentan incluso con organismos como el INTA para asesorarlos y así mejorar el rendimiento de sus unidades productivas.

Imagine ahora un campo en cualquier país de África o algún territorio perdido en Asia. Mongolia, por ejemplo. ¿Más pobre? ¿Menos desarrollado?

Son miles de millones las personas que no tienen acceso a educación, mucho menos todavía a internet, que sirve de escuela cuando no hay otra manera de obtener conocimiento.

Pero el acceso a internet tampoco es sencillo en países tan extensos y carenciados, donde los smartphones todavía son un sueño y apenas un celular básico (de descarte en el mundo desarrollado) es el único puente con la “modernidad”.

¿Y si una aplicación funcionara en ese tipo de teléfonos? ¿Y si el acceso a esa app fuera gratuito? A grandes rasgos, eso es lo que están llevando adelante organismos como Internet.org, promovido por Facebook para que todo el mundo pueda estar conectado a la red.

¿Qué tenía que ver el campo? Vamos a la historia de Eddie Rodríguez que, desde Morteros, Córdoba, se propuso acercar información para que productores de leche en cualquier parte del mundo puedan informarse sobre cómo mejorar el rendimiento de los establecimientos, sin importar su nivel de desarrollo. Su sistema creció tanto que hoy es empleado en 200 países, también para ganadería.

“Está en idiomas que ni figuran en el traductor de Google”, dice orgulloso Eddie Rodríguez, creador de Tambero.com, mientras amanece en San Francisco (Estados Unidos), ciudad a la que viajó apoyado por Facebook para participar de la conferencia F8, la más importante de la red social.

¿Cómo funciona Tamberos.com?
Dedicada a la gestión agropecuaria, aunque con enfoque en animales, la aplicación funciona desde la web o móviles. El usuario ingresa los datos y el sistema da recomendaciones sobre cómo optimizar la producción, “ya sea de vacas, cabras, ovejas o camellos… como funciona en distintos países, hay animales de todo tipo”, detalló Rodríguez.

“El impacto de la herramienta es muy fuerte. El desaprovechamiento en el campo es muy alto: nuestras métricas indican que los ganaderos pueden multiplicar por tres la producción después de usar la app”, remarcó.

“El software es utilizado en los campos más desarrollados de los EEUU y también entre pequeños productores de Bangladesh. Las vacas que en ese tipo de países daban cuatro o cinco litros de leche al día y pasaron a dar 11 o 12”, explicó Rodríguez.

Esa mayor producción es sinónimo de ingresos más altos para el productor y su familia, lo cual se traduce no solo en riqueza sino en una mejor calidad de vida y educación.

Educación
“Unos 800 millones de personas viven rodeados de animales que dan leche, pero hay desigualdad con otros países porque no tienen acceso a la información moderna. La educación, incluso las rutas, son cosas que permiten multiplicar la producción. Esos millones de personas tienen algo fundamental: celulares. Eso les da la posibilidad de acceder al mundo por primera vez en la historia”, remarcó.

La manera de conectar esos teléfonos a la información es en lo que trabaja Facebook a través de Internet.org. Gracias a acuerdos con diversas operadoras del mundo, millones de personas pueden acceder mediante teléfonos básicos a aplicaciones y así mantenerse informados y conectados.

Tambero.com es una de esas aplicaciones y su llegada a rincones impensados del mundo tiene también el toque fantástico de las startup exitosas de Silicon Valley, la cuna de la tecnología moderna.

Rodríguez viajó a Silicon Valley en 2014 tras recibir diversos premios. Pero la aceleradora que lo llevó no permitía empresas unipersonales, así que decidió probar suerte y enviar un mail a Facebook. “Me respondieron el mismo día para que les presentara mi proyecto. Les encantó, pero el desafío que me proponían era que la aplicación funcionara en cualquier celular. Es fácil que lo haga en un iPhone, pero no en los celulares que usan en Uganda o Mongolia”, explicó.

Ya enterado de los pormenores de Internet.org, fue el momento de regresar a Morteros, enclavada en una de las cuencas lecheras más importantes de la Argentina. “En el avión me emocioné… y me aterroricé”, relató, sobre la responsabilidad que estaba contrayendo y cómo llevarla adelante.

Una de las soluciones provino, como suele ser en estos días, de la colaboración. “Cuando uno no tiene dinero, tiene ingenio. Introdujimos un sistema que permite a las personas traducir la aplicación. Así llegó primero al turco y más tarde a idiomas como el suajili. La app está traducida a idiomas que ni están en Google Translator”, dijo Rodríguez.

Futuro
Entusiasmado con el “canal de distribución que ofrece la alianza con Facebook”, Rodríguez espera que Tambero.com pueda llegar cada día a más países.

“Las expectativas que tenemos en Internet.org son espectaculares; la emoción de ayudar a gente en todo el mundo es lo que nos llena. Hacerlo desde la Argentina es todavía más increíble”, finalizó.