Apurados por darle prisión domiciliaria, la justicia no averiguó si recibirían a Monzón en Entre Ríos

Un nuevo bochorno pesa sobre el caso judicial más relevante de los últimos días. Ahora se conoce que la Abadía donde Monzón iba a pasar 60 días con arresto domiciliario no quiere recibirlo.

El Juez Ireneo Berzano, apurado por darle un beneficio al sacerdote, dictó “prisión domiciliaria” para el imputado sin siquiera saber dónde iría y tampoco se analizaron las posibilidades.

Más allá de que la propuesta de la Abadía del Niño Dios como lugar para la detención del hombre acusado de “abuso sexual gravemente ultrajante doblemente agravado”, el juez tomó una rápida determinación con el claro objetivo de beneficiar al imputado. Tras la resolución hasta los fiscales se mostraron conformes. Es que esta justicia que beneficia a los poderosos, en este caso un hombre con el poder eclesiástico detrás, muestra cada vez más falencias y pide a gritos un cambio.

“Acá no lo vamos a recibir”, dijo el sacerdote que habló con Reconquista.com.ar y aclaró que previo a tomar la decisión ni siquiera consultaron para ver si el lugar era apto.

Una nueva vergüenza del Poder Judicial de Reconquista.