El brote de dengue está cerca de convertirse en el peor de la historia

El último boletín epidemiológico nacional reportó 28.008 casos, mil menos que en 2009, cuando se registró el peor pico en la Argentina

La cantidad de casos notificados con sospecha de dengue ascendió en el último reporte oficial, del 22 de abril, a 56.802, de los cuales 28.008 corresponden a casos confirmados. De ahí que el brote de este año esté cerca de convertirse en el peor de la historia.

El Ministro de Salud, Jorge Lemus, había anticipado que “en epidemiología se sabe que el virus presenta ‘picos’ cada cuatro o seis años y la última epidemia había sido en 2009”, por lo que era esperable un brote de estas características.

Y en segundo término, lo que influyó el pasado verano fue la grave situación respecto a esta enfermedad en que se encontraban países vecinos como Paraguay y Brasil, lo cual hacía suponer el ingreso de más personas infectadas al país.

Desde la cartera sanitaria adelantaron a este medio que planean realizar un “mes limpieza” en septiembre, antes de la llegada del verano y la instalación del virus nuevamente en el país.

Según el último boletín oficial de epidemiología, se registraron brotes de dengue con transmisión sostenida en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero y en la Ciudad de Buenos Aires.

Los casos notificados con sospecha de dengue ascendieron en el último reporte oficial a 56.802, de los cuales 28.008 corresponden a casos confirmados.

Además, se verificó transmisión circunscripta a localidades, barrios o conglomerados con casos autóctonos y probables en Catamarca y Tucumán, y casos aislados autóctonos en La Rioja.

El reporte indica que la diferencia hallada en el número de notificaciones entre 2016 y 2009 “se encuentra en descenso” a expensas del menor número de notificaciones observadas desde la semana 11 de 2016 (13/03 al 19/03); asimismo, en 2009 el pico de casos se había dado entre las semanas 14 y 16, y el ascenso del número de casos se verificaba desde las semanas 5-6, mientras que en 2016 el aumento del número de casos comenzó hacia fines de 2015 y en el momento actual se verifica una curva en descenso para el total país.

En la semana 14 (04/04 al 10/04) se observa un leve incremento, en relación a las dos semanas anteriores, por el aporte de las regiones NEA y Centro principalmente.

“El mosquito transmisor del dengue muere a los 14 grados de temperatura, pero estudios realizados por el Instituto de Medicina Regional nos marcan que los huevos sobreviven hasta un año, aun con frío y sequedad, y pueden eclosionar al llegar temporadas de más calor y lluvias, incrementando la población del vector”, dijo a Télam la bióloga Marina Stein, investigadora adjunta del Conicet, responsable del área de Entomología del Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste y especialista en el mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, zika, chikungunya y la fiebre amarilla.

“Desde el norte argentino hasta la provincia de Buenos Aires los huevos del Aedes pueden permanecer en estado de diapausa o latencia por un año, hasta la llegada de una temporada de lluvias, como la primavera y el verano de esa región y al recibir agua, se inunda y puede eclosionar”, destacó.

En ese sentido, las autoridades de salud insistieron en mantener las medidas de prevención en los hogares durante los meses de frío, a fin de evitar un nuevo brote el próximo verano.