Senadores debaten la ley antidespidos

La iniciativa impulsada por el kirchnerismo, declara la “emergencia ocupacional” y establece el pago de la doble indemnización por 180 días en caso de despidos

La Cámara de Senadores inició minutos antes de las 16 la sesión especial en la que se debatirá el proyecto de ley impulsado por la oposición para prohibir los despidos y las suspensiones, tanto en el Estado como en la actividad privada, durante seis meses.

Sectores de la oposición como el Frente para la Victoria impulsan la sanción de una ley antidespidos que incluya el pago de una doble indemnización, mientras que otro bloques, como el del Frente Renovador, apoyan la implementación de un plan de fomento del empleo.

Mientras tanto, el jefe del Gabinete de Ministros de Argentina, Marcos Peña, afirmó hoy que una ley que “prohíba” los despidos “no es una solución para los trabajadores”.

“Lamentamos que la Cámara de Senadores y de Diputados haya despachado este tema sin invitar al Poder Ejecutivo para dar la opinión”, aseveró Peña, para lamentar que dé “la sensación” de que podría haber ·algún tipo de hipótesis de que no hay una intención de construir un acuerdo para mejorar a los trabajadores sino una intencionalidad política”.

Es así que Peña reiteró la disposición de diversos ministros de acudir al Congreso a discutir “sobre datos y estadísticas” y propiciar un debate en torno al tema.

El Frente para la Victoria y otros bloques opositores han impulsado iniciativas legislativas para frenar lo que, según denuncian, es una “ola de despidos”.

En concreto, hay dos proyectos para la misma problemática, uno es el que se debate en el Senado y otro en la Cámara de Diputados.

La iniciativa impulsada en el Senado por el kirchnerismo, declara la “emergencia ocupacional” y establece el pago de la doble indemnización por 180 días en caso de despidos.

Mientras, el proyecto que impulsan diferentes bloques opositores en la Cámara de Diputados fija la doble indemnización hasta el 31 de diciembre de 2017 y la reincorporación de los despedidos, tanto en el sector público como privado, desde el 1 de marzo pasado.

Los proyectos son rechazados por el Gobierno, que este lunes aseguró que no se registra una situación de despidos masivos, sino que la tasa de empleo se mantiene estable y sin creación de nuevos puestos de trabajo desde hace cinco años.

“Alguno habló de 500.000 (despidos), otro de 120.000, otros de miles. La realidad es que no hay estadísticas más allá que las que dimos en estos días”, dijo hoy Peña en una disertación en la Cámara de Diputados sobre la marcha del Ejecutivo en los primeros meses de gestión; una sesión que estuvo sujeta a preguntas de diputados de todos los bloques políticos.

A su juicio, está claro que “puede haber problemas sectoriales”, pero también que el “impacto de las crisis brasileña” puede generar “un impacto en la industria muy grande”.

“Esa situación tiene que ver mucho más con la coyuntura en particular de la situación del trabajo industrial con respecto a la situación con Brasil y a la situación de la construcción respecto a la obra publica”, argumentó.

Además, el jefe de Gabinete remarcó que “no hay ni un solo indicador objetivo que el FpV pueda acercar basado en fundamentos para justificar el diagnóstico de los despidos laborales”.

“Está claro que estamos en un año complejo en lo económico. Estamos produciendo todo lo necesario para salir a crecer lo antes posible”, afirmó.

“Estamos convencidos y sabemos que muchos de los aquí presentes también lo saben, y muchos dirigentes sindicales lo saben: Una ley que prohíba los despidos no es una solución para los trabajadores”, aseveró Peña.

En su opinión, lo necesario es incorporar a los sectores que se encuentran en la pobreza en el mercado laboral.

“Tenemos que generar millones de puestos de trabajos y se construyen también con confianza del pequeño y gran inversión argentino y extranjero”, consideró.

El pasado lunes, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, precisó que en febrero pasado 6,2 millones de argentinos tenía un empleo registrado en el sector privado, un 0,5 % más que en igual mes de 2015.

Pese a esa ligera mejora, Triaca dijo que, teniendo en cuenta que la población de 18 a 65 años crece a una tasa anual del 1,1%, la tasa de crecimiento es un factor de “preocupación” pues no está en línea con las necesidades de creación de empleo del país.