Lifschitz analizó con las entidades agropecuarias las consecuencias de la emergencia hídrica

lifschitz-28-4-16

Gobernador y dirigentes coincidieron en “la necesidad de gestionar ante el gobierno nacional soluciones que tienen que ser extraordinarias, a la altura de la magnitud del daño producido por las inundaciones”.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, analizó este miércoles en Rosario el impacto de los fenómenos climáticos sobre la producción de la provincia, junto a todas las entidades e instituciones vinculadas a la producción agropecuaria. “La idea fue compartir un diagnóstico de la emergencia agropecuaria, que la vemos como la más grave de la historia”, resumió el mandatario.

Lifschitz señaló que hubo coincidencia con los miembros de las entidades “en la necesidad de gestionar ante el gobierno nacional soluciones que tienen que ser extraordinarias, a la altura de la magnitud del daño producido por las inundaciones”.

En este sentido, el gobernador graficó que se trata de “pérdidas por varios miles de millones de dólares directos de producción, que luego repercutirán en la vida de los pueblos, el empleo, por lo que vamos a tener efectos complicados en lo económico, productivo y social durante por lo menos un año”.

UNA APELACIÓN AL GOBIERNO NACIONAL
El ministro de la Producción, Luis Contigiani, coincidió con el gobernador en indicar que “fue una importante reunión, porque asistieron todas las instituciones del sistema agropecuario y agroindustrial de Santa Fe. El encuentro se da en un marco de emergencia importante, que nunca se vio en la provincia, y que va a necesitar de soluciones extraordinarias sobre todo del gobierno nacional”.

“Necesitamos medidas urgentes, inmediatas y de fuerte impacto porque la emergencia es extraordinaria; todo lo que se pierde en materia de leche, carne y granos lo va a padecer, principalmente Santa Fe, por eso estamos dialogando con legisladores, intendentes, y entidades del sector”, dijo el ministro.

El titular de la cartera productiva mostró su preocupación por la actualidad y por el futuro productivo de Santa Fe: “La situación es muy difícil en la foto actual, y en el mediano plazo, estamos hablando de pérdidas multimillonarias que exceden lo que la provincia puede aportar”.

Igualmente, Contigiani le pidió a los productores que “no pierdan la esperanza, porque la provincia los va a ayudar, y hacer todo lo que está a su alcance. Tenemos que salir juntos para adelante, no hay otra alternativa”, aseguró.

PRESENTES
Del encuentro, desarrollado en la sede local del Nodo Rosario, participaron los ministros de la Producción, Luis Contigiani, y de Infraestructura y Transporte, José León Garibay; además de Raúl Mariani, de Agricultores Federados Argentinos (AFA); Marcelo Baridot, de Confederación Intercooperativa Agropecuaria Cooperativa Ltda. (CONINAGRO); Rodolfo Rossi, de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (ACSOJA); José Luis Sponton, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); Omar Príncipe, de la Federación Agraria Argentina; Gustavo Vionet, de Confederaciones de Asociaciones Rurales de la provincia de Santa Fe (CARSFE); Guillermo Cullen, de la Sociedad Rural de Santa Fe; Alberto Paduan, de la Bolsa de Comercio de Rosario; Olegario Tejedor, de la Bolsa de Comercio de Santa Fe; Raúl Pagnoni, de la Cámara de Semilleros Multiplicadores (CASEM); Juan Manuel Rossi, de la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE); Norberto Niclis, de la Unión Agrícola de Avellaneda, y Oscar Picco, de la Cooperativa “Guillermo Lehmann” Agrícola Ganadera.

COINCIDENCIA EN EL DIAGNÓSTICO
Entre los representantes de entidades agropecuarias, Pagnoni valoró como “muy bueno el compromiso de las autoridades para solucionar los problemas y trabajar hacia futuro; fue una reunión muy positiva porque se puede dialogar y nos escuchan”.

Sobre la situación actual señaló que “es un problema muy grave, que nunca hemos vivido, a pasar que muchas veces hemos tenido situaciones parecidas”, y agregó: “Pega en un momento clave, donde se produce el grueso de la cosecha y la entrada en el clima frío, lo que redunda en falta de alimentación para los animales”.

Por su parte, Niclis evaluó como “muy positivo el balance de la reunión, para buscar paliativos. Fue unánime la coincidencia en el diagnóstico, la pérdida de producción no solo es un problema de plata, sino social de los productores, de las familias que viven de lo rural, y de las pequeñas localidades; porque en algunos casos no va a convenir cosechar”, sentenció.