Los argentinos consumen más video online que TV tradicional

streaming

Las 11,1 horas por semana superan por 5,2 horas al tiempo dedicado a la televisión. Películas, series y música son los contenidos preferidos. Entre más corto es el video, más chica es la pantalla en donde se lo mira

Con 15,9 millones de espectadores de videos online, el mercado argentino se posiciona como el tercero en importancia dentro de América Latina, donde Brasil (58 millones) y México (21,9 millones) tienen las mayores audiencias.

Los datos surgen de IMS, una empresa de marketing y comunicaciones que tiene como clientes a firmas como EA, LinkedIn, Twitch, Vevo, Twitter y Spotify, y están basados en un estudio llevado adelante por comScore.

Entre los hallazgos del trabajo, IMS remarcó que en la Argentina el 75% de las personas consumen video on demand, por encima del 68% que declara mirar TV abierta. En América Latina, la proporción es de 81% vs 70 por ciento.

La TV paga aún mantiene el liderazgo en la Argentina con un 81% que declara consumir sus contenidos.

“‘My time’ (Mi tiempo) es el nuevo prime time”, explicó IMS en su trabajo.

Por semana, los argentinos consumen 11,1 horas semanales de video digital, 5,2 horas más que el tiempo dedicado a la TV tradicional.

En América Latina, las horas dedicadas al video digital es superior 13,2 horas, aunque también son más las horas que se pasan frente a la pantalla de la TV tradicional: 7,8 horas por semana.

¿Qué miran? Las películas son el tipo de contenido más visto (78%), seguido de videos de música (72%) y las series (61%). Uno de cada cuatro argentinos ya vio transmisiones en vivo a través de internet, dijo el estudio.

Pantallas
La computadora y los smartphones son los dispositivos preferidos de los argentinos para mirar videos digitales con un 72% y 70%, respectivamente, de preferencia.

El celular es el rey en América Latina al momento de mirar videos: es empleado por el 80% de los espectadores. “Los latinoamericanos pasan casi tanto tiempo mirando videos en sus smartphones como mirando TV”, dijo IMS para luego explicar que “pasan un promedio de 5,2 horas a la semana mirando videos en sus móviles y 5,4 horas ante la TV, ya sea abierta o paga”.

En la Argentina, las pantallas más exitosas (medidas en tiempo) son la del smartphone y el Smart TV, con 4,6 horas por semana dedicada a cada una.

“Cuanto más corto es el contenido, más pequeña es la pantalla utilizada para mirarlo”, indicó IMS acerca de la preferencia por mirar videos musicales, generados por otros usuarios o tutoriales a través de un smartphone o tablet y reservar la TV y computadora para películas y series.

“El 36% de los latinoamericanos miran videos fuera de sus hogares y un 14% de ellos lo hacen durante el viaje diario hacia sus trabajos y casas”, detalló IMS y dijo que en el caso argentino los porcentajes se reducen a 32% y 11%, en ese orden.

Medios más consumidos
Uno de los apartados del estudio demostró una vez más que internet es la reina de los medios.

En la Argentina, la cantidad de tiempo dedicado a la red representa el 41% del total empleado a todos los medios y está un 66% por encima del que se utiliza para mirar televisión.

Así, un argentino dedica semanalmente 9,8 horas a navegar por internet, 5,8 horas a mirar TV, 4,9 horas a escuchar radio, 1,9 horas a leer el diario en papel y solo 1,4 horas a revistas.

¿Cómo es el consumo de medios en América Latina?:

Maren Lau, CMO y socia de IMS comentó que, “como parte de la estrategia digital, las campañas deberían incorporar cada vez más mensajes estratégicos, personalizados y relevantes para generar un mayor engagement y a partir de ello, lograr un retorno sobre la inversión mucho más sustentable para la marca. Esto se evidencia claramente cuando se comparan los resultados de campañas en las que se emitieron mensajes genéricos a multitudes”.

¿Desde dónde se miran videos? Un 83% respondió que utiliza sitios de videos, seguido por redes sociales con un 71% de respuestas afirmativas. Las aplicaciones móviles son la fuente para mirar videos en el 44% de los casos, porcentaje que se reduce a 38% y 35% al hablar de sitios de interés general y medios de comunicación, respectivamente.