MAM, la app que ayuda a combatir el cáncer de mama

Esta herramienta ofrece un mapa para que todos puedan encontrar, de manera rápida y sencilla, los centros de atención que diagnostican y tratan patologías mamarias. Cómo funciona

Si al desconcierto de detectarse una anomalía en una mama se le suma la incertidumbre de no saber a dónde acudir para recibir el mejor asesoramiento, el panorama puede volverse bastante desalentador.

Sobre esa base, desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) diseñaron una herramienta digital con la información de los más de 500 centros de atención que existen en el país y que cuentan con los medios de diagnóstico necesarios para la detección precoz del cáncer de mama.

Estos datos, arrojados por el Mapa Argentino de Mastología (MAM), se encuentran disponibles en la web de la entidad y permiten comprender el estado actual del tratamiento del cáncer de mama en el país.

“El MAM surge para dar respuesta a una necesidad de la comunidad: disponer de una herramienta útil, eficaz, sencilla y accesible para que las pacientes en todo el país puedan consultar dónde pueden hacerse una mamografía, operarse o realizarse cualquier otro estudio vinculado al diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama”, explicó el doctor Federico Coló (MN 47.917), flamante presidente de la SAM y director médico del Instituto Alexander Fleming.

Tras detallar que “las pacientes acceden al MAM desde la web de la Sociedad Argentina de Mastología, y pueden seleccionar el tipo de estudio o tratamiento que deben realizarse”, el especialista resaltó que “en los resultados podrán ver no sólo los centros que se encuentran en su provincia georeferenciados en el mapa, sino también conocer cuáles de éstos son hospitales públicos, cuáles dependen de obras sociales o medicina prepaga y cuáles de ONG”.

Además, al escoger una institución, aparecerán los datos de contacto para solicitar turnos o realizar consultas.

“De este modo facilitamos el acceso a los centros, que es el principal objetivo de la SAM para incentivar a que las mujeres, en especial a partir de los 40 años, se realicen una mamografía anual, que es el método de diagnóstico precoz más efectivo ya que nos permite detectar el cáncer de mama de manera temprana, aumentando así las posibilidades de curación”, destacó el mastólogo.

Según la estadística revelada por el MAM, todas las provincias del país cuentan con mamógrafos y ecógrafos mamarios. Al respecto, Coló afirmó que “afortunadamente, la cantidad de hospitales públicos es muy pareja con la de centros privados: un 44% de los establecimientos en donde pueden realizarse mamografías son públicos y 55% dependen de prepagas u obras sociales”. Esta amplia oferta, resaltaron desde la entidad, contribuye a que las pacientes puedan acceder a la consulta con el especialista, aunque reconocieron que los grandes desafíos por delante apuntan a garantizar que todas aquellas personas diagnosticadas con cáncer de mama puedan realizarse los tratamientos necesarios.

El 25% de los centros de atención están ubicados en Buenos Aires, y únicamente en tres provincias es posible acceder a todos los estudios y/o procedimientos registrados en el mapaEl MAM pone en evidencia grandes desigualdades en la cobertura nacional tanto por la cantidad de centros de atención disponibles a lo largo y ancho del país, como por el número de estudios y/o procedimientos vinculados al tratamiento de patologías mamarias que es posible realizarse en cada provincia: el 25% de los centros de atención están ubicados en Buenos Aires, y únicamente en tres provincias es posible acceder a los 25 estudios y/o procedimientos registrados en el mapa. “Mientras Buenos Aires cuenta con la mayor cantidad de centros de atención (147 sobre un total de 595 establecimientos registrados en el MAM), el 76% de los cuales son públicos, en Chaco sólo se registran tres, siendo dos de ellos privados. A su vez, sólo Buenos Aires, CABA y Santa Fe ofrecen los 25 estudios y tratamientos recopilados en el Mapa que actualmente se utilizan para diagnosticar y combatir enfermedades en las mamas, mientras que en San Juan, por ejemplo, las pacientes sólo pueden realizarse cuatro”, puntualizó Coló.

Entre las falencias más preocupantes que el MAM dejó en evidencia, el especialista destacó el escaso número de centros que brindan radioterapia: “Es preocupante que sólo haya 60 instituciones con radioterapia, de las cuales el 65% están ubicadas en Buenos Aires y CABA, y en ocho provincias directamente no se registra ningún establecimiento que brinde este tipo de terapia”.

Someterse a un tratamiento para tratar el cáncer de mama implica, además de dolencias y malestar físico, un gran impacto emocional que incluso puede afectar la evolución de dicho tratamiento. El reto de los especialistas, entonces, no es únicamente salvar o prolongar la vida de las pacientes, sino también repensar de qué forma se logra este propósito, teniendo como principal objetivo terapéutico la preservación de la calidad de vida. “La falta de cobertura de determinados estudios y tratamientos en las provincias supone un grave problema a la hora de hacer frente a la enfermedad porque, en lugar de ayudar a las pacientes, las ponemos en una situación muy compleja: la de saberse enfermas y no contar con los recursos para curarse, teniendo –en el mejor de los casos– que viajar y alejarse de sus familias para poder acceder a un tratamiento, lo cual no sólo supone grandes costos económicos, sino que afecta principalmente a nivel emocional, sumando más angustia a una situación que de por sí es sumamente difícil”, manifestó el mastólogo.

Es preocupante que sólo haya 60 instituciones con radioterapia, de las cuales el 65% están ubicadas en Buenos Aires y CABA

Desde la SAM, y con el objetivo de acompañar a las pacientes en este arduo proceso, realizan acciones constantes para que, en todo el país, los centros de atención de patologías mamarias se multipliquen, abarquen cada vez más técnicas, adquieran la aparatología específica para realizar los estudios necesarios, y cuenten con profesionales con una formación de la más alta calidad. Para ello, dictan capacitaciones, organizan jornadas en las provincias y congresos a nivel nacional que cuentan con la participación de reconocidos especialistas mundiales en mastología, y mantienen un contacto fluido con los especialistas del interior gracias a conferencias online mensuales en las cuales discuten casos y realizan interconsultas.

“Existen pruebas concluyentes que demuestran que las mujeres tratadas por médicos y centros especializados viven más. Por eso, una de las principales metas de la SAM en este año es promover la creación de las Unidades de Mastología, que son espacios transversales dentro de los centros asistenciales, desde los cuales se coordinan los distintos servicios y subespecialidades implicados en el tratamiento de patologías mamarias”, explicó Coló y agregó: “La característica fundamental de estas unidades es el trabajo multidisciplinario, que se consolida en reuniones periódicas entre los especialistas de las distintas áreas (mastólogo, oncólogo, radioterapeuta, psicooncólogo, entre otros). De este modo, los profesionales trabajan en conjunto teniendo como centro de la atención a la mujer con cáncer de mama, ya no pensando de manera fragmentada, sino entendiendo que el tratamiento no acaba con la cirugía o la radiación, sino que implica la rehabilitación emocional y física del paciente”.

¿Qué es el mapa argentino de mastología?

mam

En 2012, la Sociedad Argentina de Mastología, en colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer, inició una encuesta a nivel nacional para construir una base de datos con todos los centros de atención que diagnostiquen y/o traten patologías mamarias.

Luego de un intenso y arduo trabajo, se logró recolectar la información que hoy está volcada, de manera fácilmente accesible, en el MAM.

Además, gracias al contacto establecido con los centros de atención, los cuales se comunican con la SAM siempre que adquieren nueva aparatología o brindan más servicios, el Mapa se mantiene actualizado.