Pantallas digitales, el fantasma de la epidemia de miopía en los jóvenes

La exposición constante a celulares, tablets o computadoras es uno de los principales factores del incremento de la enfermedad. Cómo prevenir a los adolescentes

El chico, de unos 10 años, se levanta temprano. Mientras desayuna, chequea las redes en su celular. Va al colegio. Al salir, chatea con un par de amigos para planificar la salida del fin de semana. Cuando llega a casa, le dedica unas horas a la Playstation. Cena y finaliza el día con la tablet, para ver cinco capítulos seguidos de su serie favorita. Ese podrá ser el comportamiento habitual de la mayoría de los adolescentes argentinos. Lo que está claro para gran parte de la comunidad oftalmológica del país es que el vínculo constante de los chicos con las pantallas digitales resulta uno de los principales motivos del incremento de los casos de miopía en esa franja a lo largo de los últimos años.

“Yo no llevo un registro exacto, pero puedo confirmar que en nuestro caso, el incremento de los pacientes jóvenes con miopía fue muy grande en el último tiempo. Y la relación con el uso de la tecnología existe, hay que afrontarlo”, explicó Jorge Prémoli, jefe de oftalmología del Hospital Italiano.

El especialista explicó: “Cuando uno mira una pantalla tan de cerca, hace que el ojo esté enfocado en algo y esté en tensión. Eso provoca que no haya tanto parpadeo e indefectiblemente el ojo empiece a secarse. Ahí es cuando se empieza a perder el foco y la córnea, que es el primer cristal, se empieza a dañar”.

La OMS estima que para 2050, un 50% de la población muncial tendrá miopía y un 10% padecerá una miopía alta.

Un estudio del Brien Holden Vision Institute de Australia reveló que la cantidad de jóvenes con miopía se duplicó en los Estados Unidos y Europa en los últimos 50 años. Mientras, los adolescentes chinos pasaron de tener entre un 10 y un 20 por ciento de su población joven con problemas de vista a padecer, 60 años después, un 90% de afectados en el mismo rango etáreo.

En tanto, un informe de la Organización Mundial de la Salud predijo que, al ritmo actual, para 2050 un 50% de la población mundial padecerá miopía y un 10% sufrirá un cuadro de miopía alta, lo cual puede conducir a lesiones graves en la vista.

“Este incremento de la miopía está muy relacionado al tiempo de lectura. Por ende, no es que esencialmente las pantallas sean la causa de la enfermedad, pero sí son fundamentales para que se generen esos cuadros”, le detalló Fabián Lerner, especialista en salud de los ojos y profesor titular de oftalmología en la Universidad Favaloro. “Lo más grave es que el problema va a ir creciendo cada vez más”, agregó.

Lerner apuntó que “cada vez hay menos población que vive en zonas naturales, la gente se muda con más frecuencia a zonas urbanizadas y pasa de tener una vida habitual al aire libre a estar casi todo el tiempo encerrado en un lugar”.

En la actualidad, las cifras indican que un 23% de la población mundial es miope y un 3% padece miopía alta.

El síndrome de visión informática
Otro de los problemas a la vista que genera la exposición constante a las pantallas es la de la fatiga visual. Por eso, la comunidad científica desarrolló en los últimos años el llamado Síndrome de Visión Informática, donde se detallan los trastornos que los dispositivos digitales pueden provocar en los ojos.

“Ese factor es uno de todos los problemas de salud que genera el consumo masivo de los artefactos digitales. También hay problemas de postura, de articulaciones. Y en el caso de la visión, todo se reduce a la frecuencia del parpadeo. Cuando uno presta atención demasiado tiempo seguido a la lectura, y si encima esa lectura llega a través de una luz, se empiezan a producir microlesiones en la córnea y eso genera este tipo de cuadros”, desarrolló Lerner.

Los casos de consultas se multiplican cada vez más y es importante saber detectar a tiempo los síntomas que presentan los niños y adolescentes.

“En el caso de los más chiquitos, generalmente se los ve como chicos muy inquietos cuando están en clase. Las profesoras se quejan de que se levantan todo el tiempo de su banco, pero en realidad lo que hacen es acercarse al pizarrón o a un amigo para poder leer bien lo que están estudiando. Sólo tratan de resolver su problema”, especificó Prémoli.

Los peligros del encierro

Otro de los factores clave en el incremento de la miopía juvenil es el de la poca exposición a la luz solar. Los jóvenes eligen cada vez más los ambientes cerrados para pasar su tiempo de ocio y eso genera más complicaciones a la vista.

Para algunos especialistas, se trata del denominado Síndrome del Edificio Enfermo. Es un fenómeno que suele darse en ámbitos universitarios o laborales y en los que la temperatura y la ventilación son controlados de manera interna. Las falta de aire natural, sumado a las partículas expulsadas por máquinas como fotocopiadoras, impresoras, fac, computadoras, televisiones, hacen que la superficie ocular se dañe y luego se produzca sensación de ardor y picazón al final de cada jornada.

La exposición constante a las pantallas hacen que se disminuya la frecuencia del parpadeo y se dañe la córnea.

“Es un problema cada vez más difícil de tratar. Los chicos ya no eligen jugar afuera con sus amigos, prefieren quedarse encerrados con la Play. Incluso hay quienes están jugando online a los videojuegos y en paralelo charlan por Skype con algún amigo. Directamente pasan la vista de una pantalla a otra. Y todo en un ambiente bastante oscuro”, se lamentó Prémoli.

Lerner coincide: “Uno de nuestros grandes objetivos es estimular a estos chicos para que lleven una vida más deportiva. No sólo por la salud de los ojos. Estar más al aire libre y haciendo actividad física los va a ayudar para la salud de todo el cuerpo”.

El debate

Así y todo, hay un sector de la comunidad de oftalmólogos que no termina de encontrar una relación tan directa entre la exposición de los más chicos a las pantallas y el incremento de los casos de miopía.

“En principio, yo no creo que haya una epidemia tal. Creo que este crecimiento de los casos de miopía en los más jóvenes se debe a que en la actualidad los chicos se hacen muchísimos más estudios de control que antes. Es normal que ese diagnóstico haya crecido”, le dijo a Infobae Néstor Murray, Jefe del Servicio de Ojos del Hospital de Niños de La Plata.

“Mis dos hijos están todo el día con el televisor, con las tabletas y las pantallas de su computadora y tienen una visión perfecta. Yo sí considero que hay una relación con la fatiga visual, pero no tanto con la miopía”, añadió.

Respecto a las soluciones, la mayoría de los especialistas tienen un foco claro: alejarlos a los chicos de las pantallas y el encierro y promover e incentivar una vida más sana para ellos.

Entre varias técnicas de prevención, se recomienda mirar las pantallas digitales a un brazo de distancia y aplicar un descanso cada 20 minutos de exposición, nada más con el foco durante 20 segundos en un objeto a más de cinco metros de distancia.

En tanto, también resulta de suma importancia la realización de controles: para los jóvenes sanos, se recomienda un chequeo de visión a los 5 y a los 12 años. Mientras tanto, aquellos que presentes problemas visuales desde pequeños, tienen que realizarse un control al menos una vez por año.