Para Henn “lo de SANCOR no es económico, es político”

El Ministro Buryaile salió a descalificar a Luis Contigiani, desconociendo los esfuerzos que viene haciendo el Ministerio de la Provincia, no sólo en el marco de la Emergencia, sino en la búsqueda de una salida definitiva de Sancor de las dificultades que atraviesa.

La nación hace semanas que viene prometiendo ayudas, reuniéndose con todos, pero está más que claro que no terminan dando una respuesta específica. Es valorable que los funcionarios hablen con todos, pero si de esas reuniones no salen ayudas concretas, no dejan de ser palabras y promesas.

Contigiani no le pide plata a la nación para Sancor, le pide que ayuden a destrabar situaciones burocráticas que le están impidiendo a la empresa concretar una operación importante. Y en lugar de asumir ese reclamos, Buryaile prefiere descalificar al gobierno acusándolo de Kirchnerista, olvidando que Santa Fe fue una de las provincias más discriminadas por el Kirchnerismo, y que tuvimos que ir a la Corte para que hoy todas las provincias recuperen el 15 % que nos sacaba el Estado nacional de coparticipación.

Como agravante, el ministro de la nación le traslada a la Provincia una responsabilidad que es imposible de cumplir, porque es exclusiva del gobierno nacional. Sancor es una cooperativa biprovincial que tiene mercado internacional, por ende, es un asunto nacional. Y tanto Buryaile como Corral, creen que se trata de dinero. Y no, se trata de política. Que es claramente el mayor déficit del macrismo. Ellos creen que todo se soluciona con CEO, que el estado se maneja como un negocio y nada más lejos de la realidad.

Por otra lado, la Emergencia. Hasta ahora, salvo una leve respuesta al sector lechero y 25 millones que fueron anunciados tres veces, la gestión central no abrió créditos a baja tasa del Banco Nación, no envió fondos para la reconstrucción de caminos y rutas, ni respondió a la Provincia sobre la necesidad de subsidiar las tarifas eléctricas para los sectores afectados.

Buryaile no puede decir que Santa Fe se inundó porque durante 9 años el Gobierno Provincial no hizo nada. En primer lugar, la provincia no recibió ni un solo peso para obras de infraestructura en los 12 años del kirchnerismo. Y segundo, con sólo ver los registros de lluvia caída (que estuvieron cerca del doble de milímetros del promedio histórico de los últimos 60 años) uno sabe que está ante algo extraordinario, ante un fenómeno natural nunca visto.

Que el ministro salga a hablar con los productores y se va a llevar una sorpresa: los productores reconocen claramente que la única ayuda que están recibiendo es del Gobierno Provincial. Y están muy enojados porque las ayudas prometidas desde la nación, sobre todo en lo crediticio, no llegan.

Hoy Buryaile dijo que van a hacer anuncios, pero ya anticipó que en 90 días habrá soluciones. Insisto, la Nación y, en este caso el ministro, ¿no comprenden la urgencia de los productores? ¿Cómo le explicamos a un productor que perdió todo que tiene que tener paciencia y esperar 3 meses?.

Acá de lo que se trata es de acelerar los procesos para que la ayuda llegue y evite lo que la Nación está obviando: que el corazón de la producción argentina está al límite por las pérdidas.