Hipotiroidismo: una enfermedad que afecta a 2 millones de Argentinos

Las dos alteraciones más frecuentes en el funcionamiento de la tiroides son el hipo y el hipertiroidismo, cuyas causas pueden ser genéticas o estar ligadas a enfermedades autoinmunes

Cansancio, sensación de frío, piel seca, disminución de las cejas y uñas quebradizas son algunos de los síntomas del hipotiroidismo, uno de los trastornos más frecuentes de la glándula tiroides, que afecta a más de dos millones de argentinos y suele detectarse tarde porque las señales de alerta pueden confundirse con otras afecciones.

Posada en la parte inferior del cuello, por delante de la tráquea, está la tiroides, popularmente conocida como “mariposa” debido a su forma. Se estima que el 10 por ciento de la población mundial padece algún trastorno de la glándula y que más de la mitad de quienes presentan nódulos no lo saben, recordaron especialistas con motivo del Día Mundial de concientización sobre su funcionamiento, que se conmemora cada 25 de mayo.

“Casi todos hemos escuchado hablar de problemas de tiroides, por ejemplo cuando alguien tiene algunos kilos de más. Sin embargo pocos saben qué es, para qué sirve y cuáles son las señales de alerta, por lo que se suelen subestimar algunos síntomas que pueden estar íntimamente ligados con el mal funcionamiento de la glándula y eso demora la consulta”, explicó la endocrinóloga Laura Maffei.

La tiroides posee la vasta responsabilidad de regular el metabolismo corporal y tiene que ver con todas las funciones físicas e intelectuales. Es la encargada de producir las hormonas T4 y T3, ambas necesarias para la síntesis de proteínas esenciales para el crecimiento y el desarrollo del sistema nervioso central.

También influyen en la frecuencia cardíaca, el nivel de colesterol, la fuerza muscular, la regulación de la temperatura corporal, las condiciones de la piel, el peso, el ritmo intestinal y en la función reproductiva, entre otras.

“Existen infinidad de afecciones que se pueden presentar en la glándula tiroidea, pero la Enfermedad de Graves (hipertioidismo) o la de Hashimoto (hipotiroidismo) son dos de las enfermedades autoimunitarias tiroideas que se presentan con mayor frecuencia en nuestra población”, señaló Virginia Busnelli, endocrinóloga y directora del centro médico Crenyf.

Consultada sobre el aparente aumento en el número de casos de ambas enfermedades, la especialista apuntó que “ello puede deberse primero a que son más conocidas y se diagnostican más, y segundo a su fuerte asociación con otras enfermedades autoinmunitarias que también se encuentran en aumento de incidencia, como por ejemplo la celiaquía”.

“Es sumamente interesante destacar que el estrés es uno de los principales motivos de este tipo de alteraciones, ya sea como factor precipitante o desencadenante”, expresó.
Por su parte la endocrinóloga María Gilligan, de Halitus Instituto Médico, afirmó que las probabilidades de tener hipotiroidismo aumentan con la edad y que la patología aparece principalmente en las mujeres.

“Los síntomas físicos del hipotiroidismo son desagradables, con fatiga, somnolencia, falta de concentración, alteración en la menstruación, constipación, sensación de frío, piel seca, disminución de las cejas, falta de libido y uñas quebradizas, entre otros. Si la afección no se trata puede causar complicaciones muy graves y potencialmente fatales”, advirtió a esta agencia.

En cuanto a su detección, los especialistas recordaron que en todos los recién nacidos es obligatorio por ley descartar el hipotiroidismo a través de la extracción de sangre del talón entre el segundo y tercer día de vida, mientras que en los adultos el interrogatorio, el examen físico -que incluye la detección de bocio- y un sencillo análisis de sangre para la determinación de TSH (hormona que estimula a la tiroides) permiten establecer el diagnóstico.

Asimismo, desde la SAEM convocaron a toda la población a acercarse a los hospitales Durand y Tornú, donde se harán chequeos gratuitos. En el Durand (avenida Díaz Vélez 5044) se atenderá desde el lunes y hasta el jueves de 7 a 8.30, mientras que en el Tornú (Combatientes de Malvinas 3000) la gente podrá chequearse el martes de 7.30 a 9.

“Resulta fundamental concientizar a las personas sobre estas enfermedades, su detección y su adecuado tratamiento, ya que si no se tratan o si las dosis son inadecuadas puede tener consecuencias para su estado físico y anímico. Por eso estamos acercando el diagnóstico a los pacientes mediante controles”, apuntó Marcos Abalovich, presidente de la SAEM.

Una vez detectadas “son enfermedades que con un exhaustivo seguimiento y control profesional junto con una buena adherencia y cumplimiento del paciente aseguran el éxito terapéutico sin lugar a dudas”, completó Busnelli.