Lifschitz visitó la curtiembre Arlei en Las Toscas

Tanto el propietario de la firma como el gremio y los trabajadores reconocieron la gestión del gobierno provincial para evitar el cierre de la planta y mantener los puestos de trabajo.

El gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, visitó este martes la planta de la curtiembre Arlei, en la ciudad de Las Toscas, departamento General Obligado.

La firma, fundada en 1938, comenzó como un pequeño comercio de suela distribuyendo mercadería a los fabricantes locales de calzado y accesorios de cuero. Hoy cuenta con más de 2 mil empleados y es reconocida como una de las curtiembres líderes en Sudamérica.

En abril pasado, la firma Arlei puso en marcha la curtiembre “Don Arturo”, adquirida a la ex Sadesa luego de intensas gestiones realizadas junto a los gobiernos local, provincial y nacional. De este modo, se formalizó el traspaso de la planta industrial, garantizando la continuidad laboral de los trabajadores.

“Es un orgullo la visita del gobernador”, aseguró Alan Leiser, el propietario, quien comentó que “somos una empresa 100% argentina que apuesta a nuestro país y a la provincia de Santa Fe. Por eso nos animamos a hacernos cargo de esta planta”, dijo en referencia al conflicto surgido a fines de 2015 con los anteriores propietarios de la planta, que quedó al borde del cierre. En este sentido reconoció “el apoyo que tuvimos del gobierno provincial desde un principio, acompañándonos y ayudándonos a destrabar un conflicto para poder salir adelante”.

Alejandro Delsin, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Cuero de Reconquista, indicó: “Apenas nos enteramos del cierre de la planta recurrimos al gobierno provincial, e inmediatamente obtuvimos respuesta desde el Ministerio de Trabajo. Eso nos permitió resolver este problema que era muy grave”.

En el mismo sentido, el representante del personal agregó que “afortunadamente no se perdieron puestos de trabajo. Algunos optaron por tomar la indemnización e irse, pero quienes quisieron quedarse, que son más de 100 empleados, conservaron su puesto de trabajo”.