Cómo prevenir la pérdida de movilidad por el envejecimiento

alimentacion-para-la-tercera-edad

Un nuevo estudio reveló cómo impacta lo que comen las mujeres sobre su función física a medida que pasan los años

Las mujeres que mantienen una dieta saludable presentan un menor riesgo de padecer limitaciones en su función física a medida que envejecen, según un nuevo estudio realizado en el Brigham and Women’s Hospital (BWH) de Estados Unidos.

“Se ha investigado poco el impacto que tiene la dieta sobre el estado físico en la tercera edad. Nosotros estudiamos el vínculo entre la alimentación y muchos otros aspectos de la salud, pero se sabía poco sobre la dieta y la movilidad” , explica Francine Grodstein, autora principal del estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista “Journal of Nutrition”.

“Queríamos observar los patrones alimenticios y tratar de aprender cómo todo lo que comemos impacta sobre nuestra función física a medida que envejecemos” , añadió la investigadora.

El equipo de científicos examinó la relación entre el “Indice Alternativo de Alimentación Saludable” -que permite medir la calidad de la dieta- y los registros de discapacidades de la función física entre más de 54.700 mujeres.

Los datos indicaron que aquellas mujeres que mantuvieron una alimentación más saludable fueron menos propensas a desarrollar limitaciones físicas en comparación con las que tuvieron dietas menos saludables.

También hallaron que un mayor consumo de verduras y frutas, un menor consumo de bebidas azucaradas, grasas trans y sodio (sal) y una ingesta moderada de alcohol mostraron una fuerte relación con menores tasas de discapacidad física.

Al analizar los alimentos de manera individual, observaron que este beneficio estuvo especialmente vinculado con ingestas más altas de naranjas, jugo de naranjas, manzanas, peras, lechuga escarola y criolla, y nueces.

Las claves

A modo de resumen, hay que recordar que para no perder movilidad a medida que se envejece, es clave:

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Reducir o evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Evitar los alimentos que contengan grasas trans y alto contenido de sal.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Algunos de los alimentos especialmente buenos para proteger tu función física son: naranjas, jugo de naranjas, peras, lechuga escarola y criolla, manzanas, nueces.