Julio De Vido quedó al borde de su primer juicio oral por la tragedia de Once

Es porque la Cámara Federal porteña confirmó el precesamiento del ex ministro de Planificación y actual diputado, en la causa del accidente que dejó 51 muertos y por el que está acusado de estrago culposo y administración fraudulenta.

La decisión fue de la sala II de la Cámara Federal porteña, que avaló el procesamiento sin prisión preventiva y el embargo por 600 millones de pesos dictado en su contra por el juez federal Claudio Bonadio, según el fallo.

“Existen en la causa suficientes elementos como para afirmar que, efectivamente, De Vido conocía las graves falencias que rodeaban la explotación del transporte ferroviario prestado por Trenes de Buenos Aires SA, sin perjuicio de lo cual -y pese a tener dicha potestad- no adoptó ninguna medida orientada a reencauzar el servicio”, advirtieron los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun, en el fallo.

De hecho afirmaron que el ex funcionario parecía tener “mayor diligencia frente a los reclamos de reajustes que solicitaba la empresa” concesionaria del Sarmiento pese a que el reclamo por su mal servicio era “constante, público y notorio”.

Por ello se le reprocha “su propia intervención y conocimiento en los hechos, es decir, su participación en la administración fraudulenta de los bienes públicos concesionados y su incidencia en el resultado acaecido el 22 de febrero de 2012”, concluyó la Cámara.

El por entonces funcionario kirchnerista y actual diputado nacional sabía sobre el “modo en que se llevaba adelante la concesión del servicio del transporte ferroviario” pero “permitió que continuara la explotación”.

Y con esta actitud dio paso al “deterioro paulatino y creciente de los bienes públicos entregados para el desarrollo de la actividad y afectando directamente la seguridad de los usuarios con las consecuencias ya conocidas”, en alusión al choque del tren en la estación de trenes de Once que causó la muerte a 51 pasajeros, entre ellos una embarazada.