Hillary Clinton denunció que el plan económico de Trump es para los “ricos como él”

La candidata demócrata a la Presidencia de EEUU aseguró que el plan económico de su rival republicano beneficia a los ricos, al presentar su propio programa, centrado en la creación de empleos, la obra pública y una reforma fiscal.

Cuatro días después de que Trump presentara su plan económico en Michigan, una propuesta que combina ideas clásicas de los republicanos como rebajas de impuestos y recorte de regulaciones con otras alejadas de la heterodoxia conservadora como políticas proteccionistas en comercio, Clinton optó también ese estado para hablar de su proyecto económico.

Los dos candidatos eligieron para presentar sus planes económicos un estado arduamente disputado como Michigan, más precisamente la zona de Detroit, el emblemático centro fabril que sufrió los embates de la decadencia de la industria automotriz y el mercado inmobiliario cuando estalló la crisis financiera de 2008.

En una fábrica de de la ciudad de Warren, muy cerca de Detroit, donde el republicano presentó su programa económico, Clinton anunció su plan -que tiene su núcleo central en una gran inversión en infraestructuras de 275.000 millones de dólares- y también atacó los planes de Trump, que aseguró sólo benefician a los ricos y son un peligro para la economía en general.

Es más, la candidata demócrata remarcó en su discurso la falta de “credibilidad” del proyecto económico de Trump, al remarcar que su único objetivo es “beneficiar a millonarios” como el magnate.

“(Trump) no ha ofrecido planes creíbles para encarar los problemas que afrontan las familias trabajadoras hoy. Donald Trump quiere que Estados Unidos trabaje para él mismo y sus amigos, a costa de todos los demás”, advirtió Clinton, citada por la agencia de noticias EFE.
Para Clinton, el plan de Trump de rebajar los impuestos y desregulación federal devolvería a Estados Unidos “a la recesión”.

La ex secretaria de Estado insistió en la necesidad de realizar la mayor inversión en infraestructura desde la Segunda Guerra Mundial, propuso un gran proyecto de obras públicas, así como derogar exenciones impositivas para empresas que envían empleos al exterior y no aumentar los impuestos que paga la clase media.

Y prometió más dinero para la educación, ofrecer acceso gratuito a la educación universitaria para las familias de bajos ingresos e impulsar la formación profesional.

Asimismo, presentándose como nieta de un obrero e hija de un pequeño empresario, Clinton denunció el plan de Trump como uno que agravará la creciente brecha de los ingresos entre los que más ganan y los que menos.

La candidata demócrata se refirió a la propuesta del candidato republicano de permitir que parte de los beneficios empresariales se declaren como ingresos individuales, con un ventajoso 15% de gravamen, hasta 25% menos que hoy en día.

Esa fórmula es común para pequeñas y medianas empresas, pero se ha hecho también habitual en grandes corporaciones, incluyendo la Trump Organization, lo que significa que el plan del aspirante republicano beneficiaría a sus propios intereses, al tiempo que recordó que su rival no hizo aun públicas sus declaraciones de impuestos.