Brasil supo sufrir, pasó por arriba a los fantasmas y es oro olímpico

futbol-oro-brasil

El equipo local, empató 1 a 1 con Alemania, en la final de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y luego, por penales, con la definición de Neymar, le dio la presea dorada, por primera vez en su historia.

Brasil ganó por primera vez el oro olímpico al vencer en definición por penales 5 a 4 a Alemania, tras empatar 1-1- en el tiempo reglamentario, una suerte de revancha del 7-1 sufrido ante los germanos en la Copa del Mundo 2014.

Neymar, autor del tanto de la apertura, marcó el definitivo penal que le dio la medalla dorada de los Juegos de Río 2016 al equipo que mejor se preparó para ganarla, más allá de que en la cancha le costó mucho plasmar el favoritismo que tenía a priori, ante un equipo alemán sin figuras.

Un Maracaná completo y un día nublado y por momentos con lluvia fue el marco de la final, que recibió la bendición del dios del atletismo, Usain Bolt, presente en el estadio.

En el primer tiempo Brasil tuvo más la pelota pero no progresó en ataque por dos factores: porque Alemania cortó los “circuitos” de juego y porque los locales jugaron nerviosos por la responsabilidad de cortar el “maleficio” del Maracaná, sede de la humillación de 1950 ante Uruguay.

El equipo de Mario Micale utilizó en ataque casi un 4-2-4 porque Luan jugó muy adelantado y delante del doble cinco: Renato Augusto y Walace. Claro que los laterales se adelantaban y equilibraban el medio. En defensa, en tanto, esperaba con 4-4-2 clásico.

Pero pese a la mayor posesión le costó elaborar una maniobra ofensiva clara y de hecho el gol llegó por una jugada de “pelota parada” por error de Matthias Ginter al cometer una falta a Neymar cerca del área, por izquierda, ideal para el mejor perfil del “diez” brasileño.

¿Consecuencia?. Golazo del crack de Barcelona con un derechazo con rosca al primer palo de Timo Horn. Fuera de esto, Brasil en ataque aportó apenas dos remates pifiados de Renato Augusto y Luan.

Alemania tuvo menos la pelota, jugó 4-1-4-1 en defensa y 4-3-3 en ataque. Fue un equipo equilibrado y en ataque peligroso. La prueba fueron los dos remates que devolvió el travesaño del arco de Weverton (derechazo de Julien Brandt y cabezazo de Sven Larsen) y la difícil pelota que sacó abajo, a su derecha, el guardavalla local ante un remate de Maximilian Mayer.

Esos dos envíos en el travesaño quizás fueron un presagio de que esta vez la suerte estaba del lado brasileño, con su público alentando desde las gradas y los periodistas locales acompañando desde el palco de prensa.

En la parte final Alemania se adelantó en búsqueda del empate pero se desnudó su falta de vuelo, su escasa creatividad. Y para colmo sufrió el obstáculo de tener un jugador que equivocó el concepto cada vez que tocó el balón, Serge Gnabry, un obstáculo para sus compañeros.

Pero Brasil no lo aprovechó porque siguió jugando “atado”, nervioso, hasta que en la primera jugada elaborada por los germanos llegó el empate a los 13 minutos. Apertura de Sven Bender a la banda derecha, centro de Jeremy Toljan y derechazo de Mayer como venía para sellar el empate.

Tras el empate, curiosamente, Alemania comenzó a dejar espacios que antes no dejaba y Brasil empezó a arrimar peligro a la valla rival. El entrenador alemán, Horst Hrubesch, quizás obnubilado por el griterio del Maracaná, no atinó a equilibrar el funcionamiento y hubo 15 minutos en que se olió a gol cada vez que atacaba Brasil.

Renato Augusto remató desviado desde afuera del área, Gabriel Jesús lo perdió casi en el área chica y un derechazo de Neymar se fue apenas desviado. Y para los alemanes pasó el susto de ese lapso.

Sobre el final, en una contra aislada, Mayer le pegó mal. No hubo tiempo para más y llegaron los 30 minutos suplementarios, que tuvieron poco de juego y mucho de tensión. La táctica quedó de lado.

A los cinco minutos, Gabriel Jesús no supo resolver una contra muy clara y por el Maracaná sobrevolaron dos preguntas: ¿vale 32 millones de euros?, ¿qué le habrá visto Pep Guardiola?. La respuesta fue inmediata. Mario Micale lo reemplazó por Rafael Alcantara.

Brasil fue un poco más en lo que quedó de esfuerzo y estuvo más cerca. Luan definió mal otra y en otra Horn le tapó el derechazo a Felipe Anderson.

Alemania, por su lado, fue un toqueteo intrascendente a la espera de los penales. Apenas una contra que no terminó bien Brandt.

El suplementario se terminó, llegó la tanda de penales y allí, como en las películas del corazón, el muchachito (Neymar) marcó el penal decisivo para que Brasil se quedara con la chica (la medalla dorada en un Juego Olímpico tras quedarse tres veces con las ganas).

Síntesis

Brasil: Weverton; Zeca, Marquinhos, Rodrigo Caio y Douglas Santos; Rodrigo Augusto y Walace; Luan; Gabriel Jesús, Neymar (capitán) y Gabriel Barbosa. DT: Mario Micale.

Alemania: Timo Horn; Jeremy Toljan, Matthias Ginter, Niklas Suele y Lukas Klostermann; Sven Bender, Lars Bender, Julian Brandt y Serge Gnabry; Maximilian Meyer (capitán) y Davie Selke. DT: Horst Hrubesch.

Gol en el primer tiempo: 26m. Neymar (B).

Gol en el segundo tiempo: 13m. Meyer (A).

Tanda de penales:

Para Alemania: convirtieron Ginter, Gnabry, Brandt y Suele, y el remate de Petersen fue contenido por Weverton.
Para Brasil: marcaron Renato Augusto, Marquinhos, Rafael Alcantara, Luan y Neymar.

Cambios: segundo tiempo, 21m. Grischa Proemel por Lars Bender (A), 25m. Felipe Anderson por Gabriel Barbosa (B), 30m. Nils Petersen por Selke (A). Primer tiempo suplementario: 6m. Felipe Anderson por Gabriel Jesús (B); segundo tiempo suplementario, 10m. Max Christiansen por Sven Larsen (A).

Amonestados: Zeca y Gabriel Barbosa en Brasil; Sven Bender, Selke, Proemel y Suele en Alemania.

Árbitro: Alireza Faghani (Irán), asistido por sus compatriotas Reza Sokhandan y Mohammad Reza Mansouri.

Cuarto Árbitro: Malang Diedhiou (Senegal).