Renzi, Merkel y Hollande buscan una Europa más segura, próspera y unida

Renzi-merkel-Hollande

Los mandatarios afirmaron que “Europa no está terminada despues del Brexit” y adelantaron que buscarán “aumentar la coordinación de la defensa”para una UE “más segura”, impulsar las “inversiones de calidad” y “combatir la desocupación juvenil”.

Antes de celebrar una cumbre trilateral a bordo de un portaaviones anclado a unos 60 kilómetros de Nápoles, los líderes de los denominados “tres grandes de la UE” coincidieron ante la prensa en la “necesidad de aumentar la seguridad interna externa”, con más “cooperación entre los sistemas de defensa” para “garantizar una Europa segura”.

Con una fuerte defensa de la unidad continental, prometieron al mismo tiempo “mantener la libre circulación interna” dentro de los 27 países que forman el bloque y dar mayor impulso a medidas que den “oportunidades a nuestros jóvenes”.

La cumbre a tres bandas llega en momentos en que la UE afronta múltiples desafíos, desde los efectos aún vivos de la crisis financiera de 2009, la crisis de refugiados, la amenaza del islamismo radical y la extrema derecha, la integración de las grandes poblaciones inmigrantes musulmanas y, más recientemente, la decisión del Reino Unido de abandonar el bloque.

“Muchos pensaban que después del, Brexit Europa estaba terminada, pero no es así: aunque respetamos la elección del pueblo de Gran Bretaña, tenemos ganas de escribir el futuro”, aseguró Renzi antes de la reunión privada que mantuvieron los líderes en el portaaviones italiano Garibaldi, anclado a pocos kilómetros de la isla de Ventotene.

La elección del lugar para el encuentro estuvo rodeada de simbolismo, ya que en una cárcel de esta isla del Golfo de Gaeta, un grupo de políticos antifascistas opositores a Benito Mussolini, escribieron el “Manifiesto por una Europa libre y unida”, considerado la semilla ideológica de la posterior UE.

Entre los ejes del encuentro, Renzi puso en primer lugar “asegurar la seguridad interna y externa, luchar por una defensa común, con más cooperación de nuestros servicios de inteligencia y mejor integración de las industrias nacionales de la defensa. Esas son prioridades absolutas”.

“También están en la discusión de esta cumbre las cuestiones económicas. Necesitamos medidas fuertes para combatir la desocupación juvenil. Inversiones de calidad, acompañadas de reformas estructurales. Tenemos que apuntar a las denominadas manufacturas 4.0, a las energías renovables”, sostuvo el premier italiano.

En ese marco, planteó también como necesario “prestar una gran atención a los jóvenes, queremos hacerles ver a las nuevas generaciones que la Europa es prosperidad y libertad”.

En una defensa fuerte de la unidad continental, Renzi afirmó que “Europa no es parte del problema, sino de la solución de los problemas de nuestro tiempo, incluido en el tema de la migración. Cuando un problema, como el del terrorismo, golpea a Francia, también a Alemania, a Italia y a toda la unidad continental”

“Para los populistas Europa es la causa de los males. Todo es culpa de la UE. Pero para nosotros, es la oportunidad más grande de las nuevas generaciones. Se ha convertido en el chivo expiatorio perfecto para tantos hombres y mujeres de nuestro continente, pero pese a las dificultades del Brexit, del terrorismo y de la economía, hay una Europa que no se tira atrás”, desafió Renzi.

“Continuaremos salvando vidas humanas en el Mediterráneo mientras hacemos esfuerzos para una estrategia común en seguridad”, afirmó el italiano, que confirmó la cumbre “informal” de los 27, la primera sin Londres, para el 16 de septiembre en Bratislava, Eslovaquia.

“Debemos mantener en pie nuestros valores y nuestra identidad europea”, pidió en tanto Hollande, para quien “Europa debe protegerse pero también acoger a los migrantes”.

“Hay exigencias de prosperidad y seguridad. Una Europa de la defensa que debe ser traducida en la práctica en la vida cotidiana de los ciudadanos europeos, debe ser concreta”, agregó el presidente francés.

“La primera dimensión debe ser la seguridad, una mayor protección de las fronteras. La segunda dimensión es la económica. Y sí, es verdad que la Brexit creó incertidumbre, pero debemos eliminar esa incertidumbre y darle mayor impulso a las inversiones”, agregó Hollande.

“La tercera dimensión es la de los jóvenes: ampliar el programa Erasmus, darle mayor rol a las inversiones en cultura para llevar a Europa al futuro de su unidad y cohesión”.

Merkel, en tanto, pidió “garantizar una Europa segura para vivir nuestros principios. La libre circulación al interno debe ser mantenida, con nuestros deseos de acogida”, planteó, pero “debemos hacer más por nuestra seguridad interna y externa”.

“Debe ser profundizada la cooperación de defensa, la relación entre nuestros servicios de inteligencia debe ser aumentada, y debemos mejorar nuestros mecanismos de contención en las fronteras”, pidió la líder alemana.

En coincidencia con Renzi y Hollande, Merkel puso también los focos en “el tema dela prosperidad económica, los puestos de trabajo, el crecimiento, dar un futuro de trabajo a las personas”, con énfasis en “el futuro de nuestros jóvenes”.