Pretenden obligar a los vecinos a instalar biodigestores domiciliarios

biodigestor-1-9-16

El proyecto de ordenanza establece que todas las construcciones nuevas deberán tenerlo obligatoriamente, mientras que las existentes tendrán un plazo de cinco años para su instalación. El proyecto fue presentado por la oposición pero el oficialismo se mostró de acuerdo. En breve el gobierno municipal comenzará con una prueba piloto en el Centro Integrador Comunitario de barrio América.

Emilio Adobato, autor del proyecto, explicó en la sesión del último jueves que se busca “poner a la ciudad a tono con las nuevas tecnologías en materia de saneamiento urbano”.

“Fundamentalmente la instalación de biodigestores cumple un doble propósito: por un lado es un complemento al proyecto que presentamos en su momento y que tiene que ver con el saneamiento hídrico y que todavía está pendiente de tratamiento. A nadie escapa lo que significa lo que es contar con un biodigestor. Es un pequeño sistema de tratamiento cloacal domiciliario donde se hace el tratado de las aguas pesadas y se produce un recupero importante del contenido. Se hace el tratamiento de la materia pesada a través de un sistema biodegradable y los líquidos residuales se purifican hasta en un 70%”, explicó.

Estos líquidos finales “no son aptos para el consumo pero sí se los puede utilizar para la infiltración misma en el terreno o para riego, o para volcarlo al sistema cloacal aportando menos líquidos, algo que también es importante”.

Hay distintos sectores de la ciudad “que están con agua servida permanentemente, incluso en períodos de seca como los que tenemos ahora. Tenemos que evitar fundamentalmente eso y para eso en esta ordenanza proponemos que se incorpore de manera inmediata el uso de estos biodigestores autolimpiantes para las construcciones nuevas y se le dará un plazo razonable, que nosotros consideramos que deberían ser cinco años, para todas las construcciones existentes”.

De aprobarse la ordenanza, el municipio no podrá habilitar obras de construcción que no cuenten con este elemento que, según adobato, tiene un costo similar al de un pozo negro calzado.

El proyecto también prevé que el municipio pueda “asistir al financiamiento del costo de los biodigestores autolimpiantes a través del Banco de Materiales creado por la Ordenanza Nº 6.551/10, en el marco de las disposiciones que dicha norma prevé”.

El sexto artículo de este proyecto dice que “aquellas construcciones preexistentes ubicadas en sectores que, a juicio de la Secretaría de Hábitat y Obras Públicas requieran con urgencia solucionar problemas derivados de efluentes contaminantes, lo harán en lo inmediato mediante el método que se promueve en la presente norma (instalación de boidigestores autolimpiantes), en tanto las demás fincas localizadas en sectores con menor riesgo ambiental y no servidas por red cloacal, tendrán un plazo de cinco (5) años para el reemplazo de los pozos ciegos o el sistema de descarga de efluentes que hubieren implementado”.

Una prueba piloto

El oficialismo, a través del concejal Carlos Latasa, le hizo un guiño positivo al proyecto de Adobato y remarcó que “el intendente a esta temática la ha visto desde hace bastante tiempo”.

El concejal remarcó que “el 2 de septiembre próximo se estaría instalando uno de estos biodigestores para el tratamiento de efluentes cloacales en el CIC de barrio América como prueba, de dar resultado obviamente se va a extender”.

“Muy bienvenido el proyecto pero no quería pasar por alto que el municipio ya está trabajando en esto desde hace varios meses”.

Biodigestor

La ordenanza define como Biodigestor Autolimpiante al “sistema sencillo, ecológico, higiénico y económico en su mantenimiento, que tiene como función el tratamiento séptico de las aguas negras residuales, cuyo diseño incluye un proceso de retención de materia suspendida y degradación séptica de la misma, así como un proceso biológico anaeróbico en medio fijo (biofiltroanaerobio), en donde el efluente, es infiltrado en el terreno inmediato donde termina su tratamiento, disminuyendo así la incidencia de enfermedades Infecto contagiosas transmisibles por medio hídrico, minimizando los riesgos de contaminación. Las aguas tratadas y evacuadas por el sistema se podrán utilizar para riego de pastos y arbustos.
En todos los casos Biodigestor Autolimpiante deberá ser de polietileno y tener una capacidad mínima de seiscientos litros (600 lts.)”.