10 signos de diabetes que no debes ignorar

Aunque los podamos relacionar con otras dolencias o circunstancias, debemos tener en cuenta estos síntomas si se presentan en conjunto, ya que podrían ser indicativos de diabetes

La diabetes es una de las patologías catalogadas como “asesino silencioso” porque se desarrolla sin síntomas contundentes que faciliten el diagnóstico.

Forma parte del grupo de enfermedades metabólicas y se caracteriza por el incremento de los niveles de glucosa en la sangre.

Como consecuencia se disminuye la calidad de vida y aumenta el riesgo de daños cardiovasculares y neurológicos.

Lo más preocupante es que muchos de los individuos que la padecen ignoran las señales de alerta, ya que tienden a confundirse con las de otras dolencias más comunes.

De hecho, se estima que uno de cada tres afectados ni siquiera sabe que la padece, lo cual aumenta el riesgo de complicaciones peligrosas.

Debido a esto es importante conocer cuáles son sus primeras manifestaciones y en qué momento es conveniente consultar al médico para hacer los exámenes pertinentes.

Teniendo en cuenta que muchos desconocen esta información, a continuación queremos revelar sus 10 signos principales.

1. Necesidad frecuente de orinar

La micción frecuente puede originarse por una infección del tracto urinario o el consumo excesivo de líquido.

Sin embargo, si ninguna de estas es su causa y aumenta la necesidad de vaciar la vejiga, puede ser un indicio de diabetes.

Esto se debe a que los riñones comienzan a trabajar más para deshacerse del exceso de azúcar a través de la orina.

2. Sensación de sed
Este síntoma tiene una relación con el efecto anterior. Como el organismo pierde más cantidad de líquido, los sistemas tratan de reponerlo y lo manifiestan con la continua sensación de sed.

3. Deseo insaciable de comer

La ansiedad por la comida puede originarse por los dos extremos de los niveles de glucosa en la sangre: la hipoglucemia y la hiperglucemia.

Esto se debe a que las células no obtienen la cantidad adecuada de azúcar, por lo que envían señales al cerebro.

4. Boca seca
El exceso de sequedad en la boca es desagradable y puede ocultar problemas de salud graves. Esta no solo es un indicio de deshidratación, sino que puede estar alertando diabetes tipo 2.

La alteración de la piel crea un cultivo para las bacterias y aumenta el riesgo de problemas en las encías y los dientes.

5. Fatiga

El cansancio excesivo o fatiga crónica es un síntoma que no se debe ignorar bajo ninguna circunstancia.

Si bien es normal sentirla tras realizar algún sobresfuerzo físico, esta puede producirse cuando el cuerpo intenta compensar la falta de glucosa en las células.

Esto se agrava un poco más cuando la urgencia de orinar interrumpe las noches de sueño e impide alcanzar el horario adecuado.

6. Problemas de visión
Los ojos son uno de los órganos que más sufren las consecuencias de la diabetes. El azúcar alto cambia la forma de la lente y los ojos, lo que hace que la visión sea más borrosa.

En ocasiones se perciben unos incómodos destellos de luz y la vista se distorsiona.

Lo peor es que, de no controlar la diabetes, puede derivar en la pérdida total de la vista o el desarrollo de enfermedades irreversibles.

7. Infecciones
Puesto que las bacterias, virus y hongos tienen más capacidad de crecer en ambientes con altos índices de glucosa, las infecciones comienzan a ser más comunes.

La cándida vaginal, los hongos cutáneos y las infecciones bacterianas del tracto urinario son síntomas habituales de los pacientes con diabetes.

8. Entumecimiento y hormigueo en las extremidades

Este síntoma se produce por el daño en los nervios que está estrechamente relacionado con la diabetes.

Ambos pueden producirse de forma recurrente y acompañados por una sensación de dolor e inflamación.

Si el problema no se controla a tiempo el daño en los nervios puede ser permanente y ocasionar trastornos de mayor cuidado.

9. Pérdida o aumento de peso sin explicación

La pérdida o aumento de peso inexplicable puede originarse por la incapacidad de utilizar la insulina a causa de la diabetes.

Como esta impide que los niveles de glucosa adecuados lleguen hacia las células, el cuerpo comienza a utilizar las proteínas de los músculos para energizarse.

En otros extremos genera una reacción contraria, aumentando el deseo de comer alimentos azucarados y, por ende, haciendo subir de peso.

10. Dificultad para cicatrizar

Los daños que se producen en los vasos sanguíneos dificultan que se dé un adecuado proceso de cicatrización y alivio de pequeñas lesiones y cortes.

El exceso de azúcar daña las venas y las arterias, por lo que disminuye su capacidad para transportar la sangre hacia las células que reparan estas alteraciones.

Además de tener en cuenta los signos de alerta citados, es importante recordar que la diabetes tipo 2 se puede prevenir mediante un estilo de vida saludable.

En este sentido es conveniente evitar el exceso de peso, el cigarrillo, el sedentarismo y las dietas basadas en grasas saturadas, azúcares y procesados.