Los argentinos consumen 70 millones de cajas de analgésicos anuales

Si bien se venden sin receta y quitan el dolor, especialistas advierten sobre las consecuencias que provocan en el sistema nervioso

Los argentinos consumen unas 70 millones de cajas de analgésicos por años, lo que supera por mucho el uso de cualquier otro tipo de medicamento.

Así lo revela un estudio de la consultora IMS que agrega que el dolor es la causa más frecuente de consulta al médico, pero lo más usual es que el paciente se automedique con analgésicos.

El farmacólogo Roberto Baistrocchi, un referente en la materia, instó a “automedicarse responsablemente”, teniendo en cuenta el daño que pueden provocar los fármacos.

“Analgésicos potentes opiáceos como morfina, codeína o nalbufina provocan un profundo efecto de sedación en el sistema nervioso central que hace que el paciente olvide por completo el dolor, pero no actúan sobre las causas y son muy adictivos”, advirtió.

El médico también destacó que los antiinflamatorios como el Diclofenac, que se usan para dolores de cabeza, muela o articulaciones, quitan el dolor pero a costa de repercutir también en el sistema nervioso, según publicó Bureau de Salud.

“El uso de los medicamentos de venta libre no es negativo, pero supone la implicación de los ciudadanos en su autocuidado o en el de su familia ante enfermedades comunes y banales que no requieren la valoración de un médico”, manifestó.