Tres opciones eficaces para comenzar un negocio con poco presupuesto

negocio-20-9-16

Lo creas o no, a pesar de que comenzar un proyecto nuevo sin tener mucho dinero es un gran desafío, SÍ PUEDES CONSEGUIRLO.

Alguna de estas tres situaciones puede que sea la tuya: que tengas una gran idea de negocio, que estés cansado de trabajar para los demás y que no te tengan en cuenta, o que te apasione realmente la idea de formar tu propia empresa. Si tienes claro que puedes dejar tu puesto de trabajo relativamente fijo y que estás dispuesto a afrontar unos meses sin un sueldo estable, el dinero no será un problema para ti.

Este inconveniente no debe frenar que alcances tus propios objetivos. Sin necesitar mucho dinero puedes comenzar un nuevo negocio, solamente debes averiguar cuáles son las claves para conseguirlo.

¿Por qué necesita dinero un proyecto?

Analizaremos de forma detenida a continuación, cuáles son las razones por las que todo negocio necesita de una inversión económica.  Esto se debe a que todas las empresas cuentan con unos gastos más o menos estables a los que hacerle frente. Seguidamente te presentamos cuáles son los más comunes, para que puedas analizar por ti mismo si vas a necesitar alternativas de capital.

  • Licencias y permisos. Este es el punto más importante. Deberás analizar de forma detenida qué licencias necesita tu negocio así como si es necesario alguna en especial.
  • Se refiere a dispositivos electrónicos como computadoras o tablets, así como materiales primas a utilizar.
  • Equipo. Si necesitas algún programa o maquinaria específica.
  • Espacio de oficina. Calcula el alquiler del espacio, su situación, las facturas y los materiales a utilizar.
  • Suscripciones y asociaciones. Estudia la posibilidad de utilizar publicaciones mensuales o afiliaciones.
  • Gastos operativos. Marketing, networking, cómo expandir tu negocio.
  • Costes legales. Contrata a un abogado o persona especialista en estos trámites.
  • Freelancers y empleados. Analiza la posibilidad de contratar a otras personas o de crear todo tu negocio por ti mismo.

Una vez tengas esto claro, debes saber que cuentas con dos alternativas para comenzar tu proyecto con poco capital: disminuir tus costes o buscar financiación externa. Para facilitarte un poco esta elección, te proponemos tres opciones sencillas:

  1. Reduce tus necesidades

Reduce todos los puntos de la lista de arriba que sean posibles. Por lo tanto, tendrás que cambiar tu modelo de negocio en gran parte, para intentar asumir los costes. Por ejemplo si el proyecto lo comienzas tu solo, no tendrás que contar con el punto de “empleados y freelancers” o si trabajas online o ya cuentas con tu propia oficina, también podrás descartar este apartado. Además, te recomendamos que estudies de forma detenida el mercado para que encuentres los distribuidores más competentes en términos de precio y calidad de productos.

De todas formas, sé realista. No vas a poder eliminar todos los puntos de la lista anterior, alguno siempre tendrás que hacerle frente, como a la gestión de los trámites legales o de las licencias.

  1. El conocido bootstraping

Cuando queremos montar un negocio todos soñamos con un prototipo idílico y deseamos cuanto antes tenerlo. No obstante, esto a veces no puede crearse de la noche a la mañana.

El bootstraping consiste en que crees tu modelo de negocio con lo más básico, con los elementos iniciales para ir poco a poco creciendo. De esta forma el contar con un capital muy bajo no te detendrá a la hora de conseguir tus objetivos y poco a poco podrás irte dando a conocer así como tus productos o servicios.

Además, ten en cuenta que la creación de webs o blogs son una buena solución. Sobre todo si no tienes que contar con empleados o freelancers, que quieras que no, supondrán un gran coste. Una vez vayan creciendo las ganancias podrás llegar a crear eso con lo que habías soñado.

  1. Buscar dinero en terceras fuentes

La tercera opción centra su atención en la búsqueda de capital a través de terceras personas. Algunas de estas fuentes pueden ser muy cercanas a ti, mientras que otras serán desconocidas. Si bien, debes tenerlas a mano.

  • Amigos y familia. Puedes contactar con las personas de tu entorno más cercano. Contarles tu idea y averiguar si están dispuestos a invertir en ella.
  • Ángeles inversores. Personas con posibilidades económicas dispuestas a invertir en tu negocio a cambio de una porción de tu compañía.
  • Capitalistas de riesgo. Buscan negocios que ya existan y están relacionados con instituciones u organizaciones.
  • Crowfunding. Financiación obtenida a partir de personas de todas las partes del mundo. Si tu producto es atractivo, estarás dispuesto a invertir en él.
  • Préstamos bancarios. Puedes acudir a un banco de confianza para averiguar si está dispuesto a financiarte. No obstante ten en cuenta el tipo de interés que te exigen.

Si has leído atentamente todo lo anterior sabrás que realmente PUEDES COMENZAR UN NEGOCIO SIN MUCHO DINERO. Al principio tendrás que invertir más horas de las que pensaste pero seguro que vale la pena.

 

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben