Las industrias santafesinas pierden mercado por las importaciones

contigiani-27-7-16

Calzado, heladeras y muebles sienten especialmente el impacto. La mercadería extranjera ocupa hasta el 20 por ciento de la torta.

El Ministerio de Producción provincial y la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) presentaron en Rafaela una nueva edición del informe elaborado por el Observatorio de Importaciones. El estudio confirmó que durante agosto y septiembre se mantuvo el ingreso de productos del exterior. En el sector calzado los productos importados ya ocupan el 20 por ciento del mercado y en heladeras, el 15 por ciento.

En muchos de los sectores relevados la recesión golpea en límites críticos. Al 20 de septiembre ya habían entrado 19.326.118 pares de calzados. En la última semana ingresaron 1.107.678 más. Según información de la Cámara Santafesina de fabricantes, las ventas este año caerán un 20 por ciento para cerrar en 110 millones de pares en el país. A este ritmo se estaría superando el 20 por ciento del mercado nacional ocupado por producción del exterior.

Heladeras

En heladeras, las importaciones subieron 274 por ciento, pasando de 22.577 a 84.440 unidades en el período analizado. Desde 2010 las firmas del sector venían en un plan de expansión, con el cual habían llegado a producir el año último el 97 por ciento del total de las unidades vendidas en el país, que fueron 1.155.758.

Por la retracción de la demanda, el mercado nacional de heladeras de este año será de 800 mil. Una caída del orden del 30 por ciento. En este marco, dos de las tres fábricas de Rosario aplicaron programa de suspensiones durante el año.

La restante, hasta ahora acomodó la situación “sólo” eliminando horas extras. Con la suba de importaciones y la baja del mercado local, la participación de los importados en el mercado pasará de 3 por ciento al 15 por ciento.

Golosinas

En el rubro golosinas, con San Carlos y Rafaela como localidades afectadas, el Observatorio verificó el ingreso de 1.506.979 kilos de chicles importados, cifra superior un 38 por ciento al año último y casi un millón de kilos de chupetines importados (910.599), un 98 por ciento más que en 2015.

De enero al 20 de septiembre de 2015, se habían importado 1.346 toneladas de caramelos duros, blandos y confitados. Este año, en el mismo período, ingresaron 3.689 toneladas de esos mismos caramelos. La fábrica Marengo, en Rafaela, puede producir 200 toneladas de caramelos por mes. Es decir que la diferencia importadora (casi 2.400 toneladas en lo que va de 2016) equivale a la producción de esta firma de todo un año.

En muebles, la caída de las ventas, cercana al 30 por ciento, se siente en todas las localidades. Pero el impacto fue más fuerte en Cañada, que trabaja la línea de muebles con placas de MDF, de menor costo. La importación subió un 38 por ciento.

Calefactores

Según los datos del Observatorio, se importaron 354.894 calefactores eléctricos en lo que va del año.

Para este producto hay vigente una cláusula antidumping con China para que no entren al país por debajo de su costo de elaboración. Sin embargo, los mismos calefactores siguen entrando vía triangulación, ahora con Malasia o Tailandia como país de origen.

Ferretería

En el rubro ferretería, sector que en Rosario tuvo una baja en las ventas del 12 por ciento en 2016, las importaciones subieron en todos los productos.

Los datos del Observatorio dieron cuenta, entre otros, del ingreso de 255.281 tenazas ( 43 por ciento), 323.038 mechas para madera ( 64 por ciento), 298.027 machetes ( 63 por ciento) y 21.181 taladros de pecho ( 181 por ciento).

La maquinaria agrícola, de los pocos nichos industriales que le escapa a la crisis en estos meses, muestra la singular situación de los silos.

Silos

En Las Parejas, un fabricante local advirtió hace poco al ministro de Producción, Luis Contigiani, que sus clientes habituales le decían que estaban entrando más baratos de Brasil por la diferencia de precio al que allá consiguen el acero sus colegas.

Desde el Observatorio de Importaciones se relevó el dato en Aduana y se constató que el crecimiento registrado en la importación de silos procedentes del vecino país fue del orden del 57 por ciento.