5 consejos para que tus finanzas personales mejoren

finanzas-11-10-16

Muchas personas, a falta de conocimiento, cometen errores que no los dejan ahorrar parte de su dinero de la forma correcta. Estos errores van desde no saber qué hacer con el dinero ahorrado hasta invertirlo en cosas sin ningún tipo de conocimiento. Y definitivamente así no lograrás que tus finanzas personales o familiares mejoren.

Afortunadamente, acá te vamos a presentar 5 errores bastante graves que te impiden ahorrar dinero. No tener conocimiento de estos es igual que no ahorrar, así que presta atención y corrígelos lo más pronto posible:

 

  1. Confundir tus ahorros con un fondo de emergencia

Primero que todo, es importante diferenciar estas tres cosas: un ahorro para invertir, un fondo de emergencia y un fondo para gastar. ¿Cuál es el error? Que la mayoría de personas piensan que estos tres fondos tienen el mismo objetivo. Algo catastrófico.

Muchas veces vemos personas o familias que ahorran de manera responsable todo el año, hasta diciembre, porque cuando llegan las fechas decembrinas acuden a sus ahorros para comprar el primer antojo y darse un “placer que todos merecemos”

No digo que sea malo que te des tus gustos, pero estos nunca se deben financiar con nuestro fondo de ahorro que debe ser utilizado exclusivamente para ser invertido.

Lo mismo sucede con las emergencias, trata en lo posible de no hacer uso de tus ahorros para cubrir emergencias como la pérdida de un empleo, una enfermedad o algo inesperado. Lo mejor es crear un fondo para esto.

Ahorrar implica invertir. Punto. No gastos en diciembre ni emergencias. 

 

2. Darte la oportunidad de gastar tu dinero antes de ahorrarlo

Vamos, en temas de ahorro no tenemos que confiar ni en nosotros mismos. ¿Cuántas veces te ha pasado que ves algo y solo lo compras porque está en oferta y no porque lo necesitas? Seguramente muchas veces, y todo esto con la excusa que el próximo mes sí comienzas a ahorrar.

¿Cómo lo solucionas? Aléjate del dinero, sí, así suene un poco drástico; automatiza tu ahorro, ten una cuenta que no puedes tocar los fines de semana, que difiera tanta cantidad de dinero cada determinada fecha.

De esta manera cuando recibas el pago mensual de tu sueldo, estos ya tengan debitado el ahorro mensual. Así se te hará casi imposible gastártelo.

El error radica en que primera gastas y luego ahorras, cuando el procedimiento correcto es totalmente al revés. 

 

3. No controlar tus gastos con las herramientas que tienes a tu alcance

La tecnología ha avanzado increíblemente, tenemos teléfonos celulares inteligentes, y existen aplicaciones que hacen el trabajo sucio por ti: te dicen cuando te pasaste del presupuesto, cuánto dinero te gastaste en cada categoría de consumo como ropa, comida o fiestas.

Ya no tenemos la excusa de que nos da flojera llevar todo un registro casi manual de todos los gastos que hemos realizado, sin contar lo molesto que se hace guardar cada factura de cada cosa que compramos. Como dije anteriormente: Existen aplicaciones que hacen este trabajo por ti, así que es momento de idearte otra excusa.

Quizás tu próxima excusa sea que estas aplicaciones también deben ser difíciles de usar, pero NO, lo único que tienes que hacer es vincular tu tarjeta de crédito y listo, automáticamente estos reportes se crean para ti.

Aquí tienes 4 aplicaciones de finanzas personales: 

 

4. No tener bien establecidos cuáles son tus objetivos y metas para ahorrar

A veces nos encontramos en punto que no sabemos que queremos ni a donde vamos, es decir, no tenemos claros nuestros objetivos y metas. Lo mismo pasa con tus ahorros cuando no tienes un plan establecido para con estos, y es en ese punto en donde le pierdes el sentido a privarte de un porcentaje de tu salario.

Es importante establecer una fecha fija y un porcentaje de tu sueldo para ahorrar. Define cuáles serán las etapas, es decir, en qué momento lo invertirás y por último pero no menos importante, en qué lo invertirás.

Cuando estas más claro de tu norte y de lo que tienes que hacer, entiendes que limitarte ante ciertos gastos se verá compensado en un futuro cuando puedas vivir de la renta, de los ingresos que generan tus activos.

 

5. Comenzar a ahorrar sin pagar tus deudas

Como punto final, es de suma importancia que lleves a cabo tu proceso de ahorro sin deudas, ya que no tiene sentido hacerlo si tienes pagos pendientes. Es preferible que primero pagues tus deudas ya que te evitarás pagar intereses más altos y cuotas más prolongadas.

Cuando ahorras sin pagar deudas, te toca coger los intereses que te generan tus ahorros para pagar los intereses de tus préstamos. Algo que no tiene sentido.

Digámoslo de forma más sencilla: le sacarás más provecho al dinero, así que primero asegúrate de hacerte cargo de tus deudas; segundo, no meterte en unas nuevas y finalmente comenzar a ahorrar.

Recuerda que para construir tu imperio, primero deberás tapar todos los huecos que tienes debajo de él.

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben