Samsung retira la venta del Galaxy Note 7 y pide a los usuarios que lo apaguen

samsung-galaxy-note-7

Samsung certificó el problema del Galaxy Note 7 al pedir a sus socios que dejen de vender el dispositivo de última generación y recomendar a los usuarios que lo apaguen por un riesgo de explosión.

El anuncio del primer fabricante mundial de smartphones precipitó su cotización bursátil, con una caída del 8% en Seúl.

El anuncio certifica la debacle del Galaxy Note 7, lanzado por anticipado en agosto por Samsung para intentar pisar los talones a su gran rival Apple.

Samsung se vio forzado a ordenar el 2 de septiembre un llamamiento a revisión a escala mundial de 2,5 millones de unidades del Note 7, después de que algunos aparatos ardieran al estallar la batería durante la carga.

El grupo reconoció de forma implícita este martes por primera vez que los aparatos distribuidos para reemplazar los primeros millones de ejemplares vendidos también tenían problemas.

Samsung jusxtificó este martes su decisión por la necesidad de una “profunda investigación” de estos incidentes.

“La seguridad de los consumidores es nuestra prioridad, Samsung pide a todos los operadores y minoristas que dejen de vender y cambiar el Galaxy Note 7 mientras se lleva a cabo la investigación”, escribió el grupo en un comunicado mucho menos sibilino que la víspera.

Samsung aconseja también que todos los poseedores de un modelo original del Galaxy Note 7 o de un aparato reemplazado “apaguen y dejen de utilizar” su dispositivo.

El domingo, el gigante estadounidense de telecomunicaciones AT&T y su competidor alemán T-Mobile anunciaron que cesaban las operaciones con los Galaxy Note 7 a la espera de investigaciones suplementarias.