Clinton y Trump acumulan actos en la última semana antes de las elecciones presidenciales

La candidata demócrata a la Presidencia y su rival republicano suman actos partidarios en una caliente campaña a poco más de una semana de los comicios del 8 de noviembre, mientras el promedio de encuestas mantiene como favorita a la ex secretaria de Estado.

La candidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, y su rival republicano, Donald Trump, acumulan actos partidarios en una caliente campaña a poco más de una semana de los comicios del 8 de noviembre, mientras el promedio de encuestas mantiene hoy como favorita a la ex secretaria de Estado, que sostiene una ventaja de 6,1 puntos porcentuales.

Hoy, Clinton y Trump tiene previsto celebrar sendos mítines en dos estados que serán clave en los comicios: Carolina del Norte y Florida, respectivamente, según informó la agencia de noticias EFE.

La inminencia de las elecciones se evidencia en la acumulación de varios actos diarios, y la presencia habitual de pesos pesados, como el presidente Barack Obama o la primera dama, Michelle, en el caso de los demócratas.

Obama volvió a participar activamente ayer en un acto a favor de Clinton en Nevada, otros de los estados que el tablero electoral apunta como decisivo, donde insistió en sus críticas sobre Trump y sus acusaciones de “fraude electoral” y señaló que si el republicano “se queja es porque está perdiendo”.

El mandatario ironizó sobre el controvertido candidato republicano, quien se ha presentado como “un representante de la clase trabajadora” a la vez que se jacta de ser “multimillonario”.

“¿Realmente es este el mejor candidato?”, preguntó a los republicanos.

Las últimas encuestas ofrecen una amplia ventaja a Clinton, que llega hasta los 12 puntos porcentuales sobre Trump en la publicada hoy por la cadena de televisión ABC.

Sin embargo, el sitio político “Real Clear Politics” ofrece resultados más estrechos, pero el promedio diario que publica esta es web se ubica hoy en los 6.1 puntos porcentuales de ventaja para la demócrata por sobre el magnate neoyorquino.

En Naples, Florida, Trump reiteró que él es único que puede ofrecer “un cambio” en Washington, y acusó a Clinton de plantear cuatro años más de la “desastrosas” políticas de Obama, poco antes de mostrar su escepticismo sobre estas encuestas, a las que tildó de “inexactas”.

Especialmente, el republicano señaló que “no aciertan en su popularidad entre las mujeres”, grupo demográfico que parece haberle dado las espalda después de sus escándalos por acusaciones de acoso sexual y declaraciones denigrantes.

Sin embargo, la jefa de campaña de Trump, Kellyanne Conway, admitía que van “por detrás” de Clinton en las encuestas, aunque subrayó que aún había tiempo para dar la vuelta a la contienda en los estados claves.

“La carrera no ha terminado. Muchos en los medios dicen que ha terminado. Por enésima vez están dejando de lado a Donald Trump”, señaló Conway en su recorrido por los tradicionales programas televisivos políticos, ayer.

La jefa de la campaña del republicano anunció un aumento de recursos en los estados que se consideran fundamentales para ganar las elecciones del 8 de noviembre, entre los que citó Florida, Ohio, Iowa, Carolina del Norte y Nevada.

Uno de ellos, Carolina del Norte, fue el escogido por Clinton para celebrar dos actos ayer, en los que apostó de nuevo por unas políticas que celebren la “diversidad” de Estados Unidos y en contra del “divisionismo que promueve Trump”.

La aspirante demócrata volverá a este estado el jueves, acompañada de Michelle Obama para participar en el primer acto conjunto.

El creciente peso de Michelle Obama en la campaña responde a la popularidad desatada por sus discursos en la Convención Demócrata de julio y, recientemente, con un emocionado ataque frontal a Trump por sus comentarios machistas.

Los analistas ven a la primera dama como una de los apoyos más contundentes y sólidos de Clinton, a quien los votantes perciben como excesivamente rígida y fría.