La vacuna del dengue en la mira: el debate de los científicos

A falta de la autorización o el rechazo por parte del ANMAT, expertos argentinos enfrentaron sus posiciones sobre la eficacia de la vacuna como método de prevención. Con el comienzo de las altas temperaturas aumenta la necesidad de mayores recaudos contra el dengue

El dengue, que general se transmite por mosquitos en las zonas tropicales y subtropicales, tomó en los últimos años una presencia cada vez más importante en Argentina y la región. Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, el país se enfrenta a la peor epidemia de dengue de la historia con más de 76 mil casos registrados, incluyendo probables, confirmados y en estudio dentro de las primeras 30 semanas epidemiológicas (de enero a julio).

La mayoría de los casos se registraron en las provincias del norte (principalmente NEA y NOA), donde existe una mayor circulación del insecto, debido a la cercanía a países limítrofes que están en una situación de mayor complejidad. Sin embargo, también hay varias personas bajo tratamiento en la Provincia y en la Ciudad de Buenos Aires. Los casos confirmados superan en un 53 por ciento a los registrados en la última epidemia en 2009 y el número de pacientes fallecidos ascendió de seis a 11.

En ese contexto, un comité de especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió en abril para evaluar los beneficios de la vacuna Dengvaxia, la primera autorizada en el mundo contra la enfermedad. Los especialistas aconsejaron aplicarla en los países donde es endémica como parte de un programa integrado de manejo del dengue. También recibió el apoyo de organizaciones médicas como la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE).

A la fecha, la vacuna está aprobada en México, Filipinas, Brasil, El Salvador, Costa Rica, Paraguay, Guatemala, Perú, Indonesia, Tailandia y Singapur y se espera que a fin de año sean 35 en su totalidad los países donde esté regulada. Sin embargo, en Argentina todavía no fue aceptada y se encuentra en la fase regulatoria para su aprobación por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT).

Respecto a esta vacuna, se dividen dos corrientes de opinión en los científicos argentinos.

Al momento de este lanzamiento, el director nacional de Epidemiología, Jorge San Juan, manifestó que la vacuna no será usada en Argentina porque su tasa protección es “muy baja”. “Es menor del 64 por ciento, y para que la persona esté inmunizada debe pasar un año, ya que para generar los anticuerpos necesarios para enfrentar la enfermedad se deben suministrar tres dosis, una cada seis meses”, señaló.

Desde su aprobación, la vacuna fue sometida a varios estudios clínicos en una población desde los 9 años de edad durante 25 meses en países endémicos de América Latina y el sudeste asiático. En esos análisis se documentó que se redujeron dos tercios de los casos causados por los cuatro serotipos del dengue y se evitaron 8 de cada 10 hospitalizaciones.

“Si bien la vacuna está siendo estudiada en la ANMAT, la decisión de rechazarla sería comunicada el 8 de noviembre, cuando se reúnan a tratar el tema especialistas del sector”, señaló recientemente San Juan.

Por su parte, el doctor Eduardo López, pediatra infectólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica, señaló: “Por ahora, la vacuna no puede ser aprobada o rechazada hasta que el ANMAT pronuncie su opinión al respecto”. Pero aclaró: “Según los análisis que se han llevado a cabo en Latinoamérica y el sudeste asiático, la eficacia global de la vacuna para todos los casos de dengue común, sintomático, es del 70 por ciento, para el dengue grave un 93 por ciento y, para pacientes que necesitan hospitalización, del 80 por ciento”.

“En Argentina tuvimos este año una muy importante cantidad de casos, más que en 2009, especialmente en las provincias del NEA y NOA. En la Patagonia prácticamente no hubo casos debido a las características climatológicas. Por eso, uno podría a priori definir que es una vacuna de tipo regional”, dijo López.

En particular, el especialista, apuntó al caso del estado de Paraná, en Brasil, que administró las primeras dosis de la vacuna con una campaña de vacunación pública. Lo mismo sucedió en Manila, Filipinas, que acaba de comenzar la administración de la segunda dosis a los estudiantes de las escuelas públicas de tres áreas altamente endémicas del país. En términos de prevención puede significar un avance, ya que desde el laboratorio se afirma que brinda protección contra hospitalizaciones por dengue y dengue severo hasta cuatro años después de aplicada la primera dosis.

Si bien San Juan afirmó que la vacuna no es efectiva en todos los serotipos de la enfermedad, el doctor López indicó que “es efectiva en todos los serotipos pero en algunos más que otros” y que en el serotipo que circula en Argentina “la eficacia es alrededor del 50 por ciento”.

En este sentido, el especialista opinó que es necesaria una estrategia de prevención global del el dengue. “Estamos a nivel mundial frente a muchos casos de dengue. Es una enfermedad que se expande fácilmente, por el carácter peridomiciliario del mosquito, que pone los huevos embrionados con el virus del dengue”. Y concluyó: “En los países de bajos recursos nunca se ha podido erradicar el dengue. Hay que armar una estrategia global con la vacuna como protagonista”.