Salvando a John F. Kennedy

james_franco_11-22-63

De la mano de Stephen King llega una miniserie protagonizada por James Franco como un profesor que viaja al pasado para evitar el asesinato de Kennedy.

Este martes 1, a las 22, AMC estrena la miniserie basada en el libro de Stephen King 11.22.63, que el autor produjo junto al protagonista, James Franco, y al gran J. J. Abrams. No es un programa de terror sino de suspenso. Cuenta la historia de un profesor del siglo XXI (Franco) que intenta cumplir con el deseo de su amigo Al (Chris Cooper) de evitar el asesinato de John F. Kennedy, ocurrido justamente en la fecha que le da título al programa.

Preparate para ver un episodio de una hora y media (en la primera emisión) de muy buena realización, que respeta con precisión cómo era la vida en la Texas principios de los 60, Y todo matizado con suspenso al estilo King.

Te va a enganchar desde los títulos y es probable que hasta sientas cariño por James Franco y sus esfuerzos por modificar un pasado que pasa factura en el futuro.

Sí, porque es sabido que para papá Maestro del Terror nada es gratuito, ni siquiera hacer el bien. Y te lo va demostrando a medida que avanza la trama. Así que el conflictuado profesor tendrá que viajar una y otra vez en el tiempo en su intento por enmendar las cosas.

En el medio se volverá a enamorar y se cruzará con la realidad (imaginada por King) de la vida de Lee Harvey Oswald, el asesino de Kennedy. Es que el autor de Christine e It postergó durante décadas la escritura de esta novela hasta que investigó, tanto desde el lado histórico como prestando atención a las teorías conspirativas que rodearon al disparo que recibió JFK en Dallas.

También, a lo largo de los 8 episodios que tiene, te vas a encontrar con caras conocidas como la de Josh Duhamel (el marido de Fergie que trabajaba en “Las Vegas”) o no tanto pero que te dan interpretaciones muy creíbles, como Sarah Gadon (la viste en Cosmópolis). La calidad está garantizada y la trama está muy bien llevada. Y puede que el tema te atrape, aunque sea el favorito de los estadounidenses y tal vez afuera del país no interese tanto.