Del Sel deja la embajada en Panamá y vuelve a Midachi

Le ofrecen cerca de un millón de dólares para retornar a los escenarios. No descarta volver a ser candidato a gobernador de Santa Fe.

Miguel del Sel dejará de ser el embajador argentino en Panamá. Quince millones de razones lo convencieron. El ex candidato a gobernador de Santa Fe cambiará su oficina en el piso 24 del Edificio Global Bank de Ciudad de Panamá para volver a subirse a un escenario con Midachi, el grupo cómico que lo lanzó a la fama. Para hacerlo, cobrará cerca de un millón de dólares.

La decisión ya está tomada. Del Sel, que la semana pasada estuvo en la Argentina, ya se lo comunicó a sus íntimos y oficializaría la decisión en diciembre. De todos modos, continuaría en funciones hasta marzo. Una cosa es segura: presentará su renuncia en vez de pedirse licencia. Lo mismo había hecho con su banca de diputado cuando cuando lanzó su candidatura a gobernador.

Sus compañeros en el trío cómico, Dady Brieva y el “Chino” Volpato, lo visitaron en Panamá hace 10 días. Entre julio y agosto, cuando el Gobierno esté concentrado en las elecciones legislativas, los Midachi realizarán una larga gira nacional. En Buenos Aires y en Santa Fe, (adonde viajó para operarse una rodilla, algo que finalmente no fue necesario) Del Sel se refugió entre sus incondicionales, Raúl “Oreja” Fernández y Ernesto Pancrazio.

El actor no cree que la decisión signifique el fin de su carrera política y aseguró que podría volver a presentarse como candidato a gobernador en 2019. “No lo descarto en absoluto. Lo voy a pensar con tranquilidad”, declaró en Santa Fe. También sugirió que “hay muy buenos candidatos”, entre los que mencionó al titular de la UCR José Corral. El intendente de la capital santafesina, que en 2015 hizo campaña por el socialista Miguel Lifschitz, ahora ocupa un rol central dentro de Cambiemos.

Del Sel, que perdió la gobernación por apenas 2 mil votos y con acusaciones de fraude cruzadas, había prometido que abandonaría la política si no resultaba electo. Sin embargo, una semana después de asumir la presidencia, Mauricio Macri le ofreció la embajada en Panamá. El cómico aceptó. Durante su breve gestión, logró que la aerolínea Copa autorizara un vuelo desde Rosario hasta Panamá. También se filtraron fotos, que no tardaron en viralizarse, de una reunión de Del Sel con amigos argentinos que lo visitaron en la residencia oficial. Posaron en la pileta con un lechón listo para tirar a la parrilla. “En otra vida debo haber nacido en Panamá”, bromeó el diplomático en una entrevista.

“En campaña no hay nadie como él, tiene un magnetismo único con la gente, pero nunca se formó”, sostuvo un dirigente que lo acompañó en sus incursiones en 2011, 2013 y 2015, cuando no faltaron las frases desafortunadas. La más recordada fue la que le dedicó a a Cristina Kirchner, a quien calificó como una “vieja chota hija de p…”. Durante una visita a una fábrica, además, bromeó con un operario: “¿Qué querés, que te pague las putas?”. Algunos de sus amigos todavía señalan a su jefe de campaña Federico Angelini por haber concentrado sus esfuerzos en la intendencia de Rosario en vez de en la gobernación. De todos modos, conceden: “Miguel nunca hacía caso”.

Pocos creen que pueda volver la arena política. En la Casa Rosada también aseguran que el tiempo de los candidatos famosos llegó a su fin.