Andrea Rincón rompió el silencio: “Tengo un trastorno límite de la personalidad”

andrea-rincon

La vedette estuvo en el living de Susana Giménez y habló sobre su última internación: “Tapé mis emociones durante muchos años”

Mucho se ha hablado sobre la salud de Andrea Rincón desde el pasado 11 de octubre, cuando ingresó a la guardia del Hospital Fernández. Tanto la vedette como su entorno mantuvieron el hermetismo, hasta el domingo pasado, cuando rompió el silencio en el living de Susana Giménez y contó que se internó por decisión propia pero no por las drogas –problema contra el que ha luchado a lo largo de muchos años- sino por “un problema clínico denominado trastorno límite de la personalidad”.

“La sociedad es muy prejuiciosa y por todas esas cosas que uno desconoce tiende a discriminar mucho. A mí me daba mucha vergüenza decirlo, me trasladaron a un tratamiento en el cual comencé a ir a una escuela que te daban como libros, manuales, para empezar a manejar las emociones”, contó Rincón, visiblemente nerviosa, a Susana.

Según su relato, se comenzó a sentir mal, estaba angustiada y le faltaba el aire. “Las drogas no me ayudaron en lo más mínimo. Yo tapé emociones durante muchos años. Hay mucha gente que tiene esto y no lo sabe”, explicó la vedette y actriz. Y agregó: “Las emociones de una persona van hasta un 60 por ciento, las mías van hasta un 90. Las estoy aprendiendo a manejar y estabilizarlas. Cuando me enojo, me enojo mucho. Cuando me entrego, me entrEgo mucho. Cuando doy, doy mucho. Soy incondicional”.

“Todos los años que tapé las emociones con el consumo hicieron como si tuviese 15 años. Con el tiempo las vas regulando (las emociones). Aprendí un montón de cosas. Si estoy triste no puedo hacer como las chicas que se pelean con sus novios y ponen Aerosmith y lloran y sufren. Yo tengo que estabilizarme con canciones más alegres, ver películas alegres”, manifestó.

Asimismo, acusó a los medios de haber sido “muy injustos con mi familia”. En ese sentido, explicó: “No me pasa esto por nadie, tenía las herramientas para estar bien y decidí dejarme. Me cansé de la terapia, la dejé y empecé a estar mal. Lo único que hacía en vez de tapar con sustancias, veía Netflix. 15 capítulos para tapar y ahora estoy acá y estoy bien. Y haciendo un tratamiento para crecer y tener una vida linda. Porque tengo una vida linda pero me angustié mucho y no podía ver el bosque porque tenía un árbol que me lo tapaba. Ahora lo veo, tengo una familia hermosa y por eso no quiero que los lastimen”.

Por otro lado, contó que la primera vez que consumió cocaína fue cuando tenía 14 años y se puso de novia con un chico de 18: “Lo hice de tarada. Tenía un novio más grande que yo y esa estupidez que comete uno de querer pertenecer. Siempre quise explorar todo, me mandé a probar absolutamente todo. Sé lo que quiero por haber experimentado. Esa vida no la quiero más. Pero a veces se te pegan personas, soy muy manipulable. No digo que sean personas malas pero tienen ese problema y por ahí no te lo comunican y a veces buscan a alguien con quien compartirlo”.