La obesidad en la adolescencia aumenta el riesgo de fracturas óseas para toda la vida

Causa un daño irreparable en los huesos que aumentará de forma vitalicia el riesgo de fracturas óseas

Es bien sabido que el exceso de peso se asocia a una mayor probabilidad de desarrollo de enfermedades muy graves y potencialmente mortales, caso entre otras de las cardiovasculares, la diabetes y distintos tipos de cáncer.

Un aspecto que debe ser tenido muy en cuenta, sobre todo, en el caso de los niños y adolescentes, dado que acumulan las consecuencias del sobrepeso y la obesidad ya desde edades muy tempranas y las arrastrarán a lo largo de toda la vida.

De hecho, y como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston (EE.UU.), comunicado en el portal abc.es, los adolescentes que padecen obesidad sufren un daño permanente e irreparable en sus huesos que hará que tengan un mayor riesgo de fracturas durante el resto de sus días.

Como explica Miriam A. Bredella, directora de esta investigación que se presentará el próximo fin de semana en la Reunión Anual 2016 de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA) que se celebrará en Chicago (EE.UU.), “si bien tradicionalmente se pensaba que la obesidad tenía un efecto protector sobre la salud ósea, algunos estudios recientes han mostrado una mayor incidencia de fracturas en el antebrazo en adolescentes con obesidad”.

“La adolescencia es la fase en la que alcanzamos nuestro pico de masa ósea, por lo que la pérdida de esta masa en esta etapa supone un problema muy serio. Ya sabemos por otras enfermedades crónicas asociadas a una pérdida de masa ósea en la adolescencia, caso de la anorexia nerviosa, que el incremento de riesgo de fracturas perdura en la adolescencia, incluso tras una normalización del peso corporal”, concluye Bredella.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Adoptar un estilo de vida saludable desde la adolescencia.

Como concluye la directora de la investigación, “es importante atajar el problema de forma precoz. Y la mejor manera para prevenir la pérdida de hueso es seguir una dieta saludable que contenga un contenido adecuado de calcio y vitamina D. Y asimismo, realizar suficiente ejercicio físico, dado que como muestra nuestro estudio la masa muscular es buena para la salud ósea”.