Fuerte cruce entre Lifschitz y su vice por el bono a los estatales

lifschitz-fascendini-24-11-16

Fascendini dio ayer una cifra que se le ofrecería a los empleados. “No sé de dónde sacó esos números”, lo desautorizó el gobernador.

El bono de fin de año que el gobierno provincial ofrecerá a estatales y docentes generó un inesperado cortocircuito entre el gobernador Miguel Lifschitz y su vice, Carlos Fascendini. Por la mañana el presidente del Senado había adelantado que la cifra del plus salarial iba a estar entre “los dos mil y tres mil pesos, seguramente pagadera en dos tandas”. Por la tarde, el jefe de la Casa Gris lo desautorizó y planteó: “No sé de dónde sacó esos números”. Los gremios ATE y UPCN se sumaron a la polémica y pidieron una suma mayor.

Hoy, a las 13, se terminarán las versiones encontradas: a esa hora la provincia recibirá a todos los gremios de estatales y docentes para oficializar la cifra.

El contrapunto de ayer entre la fórmula que llegó a la Gobernación en diciembre de 2015 generó desconcierto puertas adentro de la Casa Gris e incluso entre los referentes gremiales, que quedaron en la encrucijada de opinar sobre una oferta no oficial lanzada por el segundo de la provincia.

“Se fue de boca, no midió el impacto de lo que estaba diciendo, que incluso no era la oferta final cerrada que se estaba por anunciar a los gremios en la mesa de diálogo”, confió una fuente cercana al despacho de Lifschitz.

Según pudo reconstruir LaCapital, el ministro de Gobierno, Pablo Farías, iba a ofrecerle a estatales, docentes y médicos un bono similar al que anunció la provincia de Córdoba: de $1.500 a $2.000 , según la categoría.

Pero Fascendini subió la apuesta y cambió el escenario. En una conferencia convocada a media mañana en Rosario con “agenda abierta” se refirió al plus y sostuvo: “El monto no está totalmente definido, pero será entre dos mil y tres mil pesos casi con seguridad, depende cómo se implemente, si va a ser universal para todos igual o va a haber diferenciaciones de escala”.

Respecto a los plazos aclaró: “No tengo la precisión de las fechas, pero si los meses o cómo se está queriendo implementar, sería un primer pago en diciembre y otro en enero”.

El presidente del Senado se excusó de precisar además si la oferta de hoy incluirá a los jubilados, condición que los gremios consideran indispensable para aceptar el ofrecimiento.

La sorpresa llegó desde Reconquista. Allí Lifschitz fue abordado por los medios para que ratificara la información de su vice. Pero el gobernador salió al cruce de su compañero de fórmula.

“Todavía lo estamos analizando. No tenemos aún una propuesta pero sí estamos comparando la situación con otras provincias parecidas a la nuestra, como Córdoba, y analizando nuestra situación presupuestaria, porque al no tener prevista una erogación de estas características, hay que hacer toda una ingeniería financiera para poder disponer de los recursos en tiempo y forma”, aseveró.

Igual los gremios ya habían salido a rechazar la cifra de Fascendini. “Está lejos de lo que queremos, no lo tomo como cierto”, sostuvo Jorge Molina, líder de UPCN, que hace unas semanas reclamó un bono de $5.000.

Su par de ATE, Jorge Hoffman, indicó: “Siempre aspiramos a más, pero no nos parece que el vicegobernador sea el vocero autorizado para hablar de este tema, cuando nunca participó de las mesas de diálogo salarial”.