El gobierno turco detiene a centenares de dirigentes kurdos, tras el doble atentado

El gobierno de Erdogan elevó el número de muertos a 44 y redobló sus operaciones represivas contra un partido pro kurdo, en las que detuvo a 235 de sus integrantes.

Dos días después de que los Halcones de la Libertad de Kurdistán (TAK) -un grupo de separatistas kurdos que se escindió del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK)-sacudieran a Estambul con un doble atentado, el gobierno turco llevó adelante operaciones iniciadas de manera simultánea en 11 provincias, en respuesta policial a la promesa de “venganza” realizada el domingo por el ejecutivo.

Pese a que el ataque fue reivindicado el domingo por el TAK, no impidió que el gobierno apuntara contra el HDP, fuerza que a través de un comunicado confirmó la detención de 237 miembros y dirigentes del partido, informó la agencia de noticias EFE.

En la ola de detenciones más importantes después del intento de golpe de estado en julio pasado, el gobierno turco realizó este lunes un centenar de redadas contra el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), pese a que es la tercera fuerza parlamentaria de Turquía y a que se desligó del ataque.

La mayoría de los arrestos fueron en ocho provincias del país: Estambul, Ankara, Adana, Manisa, Mersin, Hakkari, Gaziantep y Sanliurfa y las acusaciones contra los detenidos, van desde la de “pertenecer al Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK)”, la guerrilla kurda, hasta la de “hacer propaganda de organizaciones terroristas en las redes sociales” o “insultos contra el presidente, las instituciones y las fuerzas de seguridad”.

Este partido, al que el gobierno considera el brazo político del PKK, emitió un comunicado en el que condenó “de manera tajante” el atentado, posición que fue desestimada por el Ejecutivo que insiste en que grupos como el TAK, son en realidad una “marca subsidiaria” de la guerrilla para reivindicar atentados especialmente sangrientos.

Con el trasfondo de las detenciones de los dirigentes políticos, el gobierno turco también arremetió contra otros tantos ciudadanos que fueron señalados como sospechosos de postear en redes sociales mensajes que no mostraban “nada de tristeza” ante el atentado, describían el momento como “un día bonito”, pedían “muerte a la policía” o ensalzaban el TAK.

En este sentido, la policía investigaba este lunes cientos de cuentas en Twitter y ha pedido a los ciudadanos que avisen a su departamento de crímenes informáticos si detectan en las redes sociales mensajes de respaldo a grupos terroristas, según informó la agencia de noticias pública Anatolia.

Se espera que las detenciones continúen ya que también durante la jornada de este lunes la fiscalía de Ankara emitió una orden de arresto contra más de 300 personas, y un centenar siguen en busca y captura, informó Anatolia.