Cómo llevar una alimentación saludable cuando tienes una vida muy ajetreada

Pasas muchas horas en el trabajo, piénsalo. A veces más de las necesarias. Y cuando llegas a casa, agotado y a veces con un hambre atroz, lo único que quieres es meterte algo en la boca, no tardar mucho en prepararlo, saciar esa hambre y descansar media hora para volver al trabajo o dormir una siesta.

Pero, esa falta de organización en las comidas, el estrés y tu estilo de vida te imposibilitan llevar una vida saludable. ¿Te sientes identificado?

A continuación, te voy a decir qué pasos seguir para sentirte mejor contigo mismo y llevar una vida más sana cuando no tienes tiempo de nada porque tu trabajo lo acapara todo.

 

  1. El desayuno es la comida más importante

¡A quien madruga, Dios le ayuda! A muchos nos cuesta madrugar y apuramos hasta el último momento para levantarnos, vestirnos e irnos al trabajo.

Pero, si te paras a pensarlo, podrías levantarte unos minutos antes para hacer las cosas más tranquilamente. Las prisas nunca fueron buenas y además termina afectándote a tu paz interior, por lo que el día ya no saldrá como tú querías.

Tomar un buen desayuno es clave para rendir en el trabajo, además de influir en tu humor mañanero. Así que evita desayunar de pie un zumo y unas galletas porque no te aportará las energías suficientes que necesitas.

Un buen desayuno saludable debe incluir frutas, avena, pan integral, queso bajo en grasa, pavo, huevos, yogur bajo en grasa, entre otros.

 

  1. Planifica con tiempo los platos de comida de la semana

Aprovecha un día del fin de semana (si no trabajas) para organizar tu plan de comida de la nueva semana que vas a empezar. Aunque te cueste arrancar porque el fin de semana te gusta vaguear y salir, después lo agradecerás y te sentirás genial. Tan solo te llevará un par de horas o algo más.

No temas que la comida se ponga mala. Ante la duda, siempre puedes congelarla y sacarla un día antes.

 

  1. Prepara la noche anterior los envases y paquetes

Deja preparado la noche anterior los tuppers en la nevera. En el caso de que comas en el trabajo, piensa cómo lo transportarás hasta tu trabajo y asegúrate de que el envase sea hermético y seguro.

  1. Lleva siempre una botella de agua

Es aconsejable beber agua de 40 a 60 ml por kilo de peso corporal. Si no te gusta beber agua, deberás crearte el hábito y evitar otras bebidas que te perjudican como el café, refrescos o bebidas alcohólicas.

Intenta llevar en el bolso siempre una botella de agua y oblígate a bebértela aunque no tengas sed (aunque te entre muchas ganas de ir al baño).  Recuerda que el agua es importante para nuestro organismo, tanto para la quema de grasas, como para la absorción correcta de nutrientes, entre otros.

 

  1. ¡Merienda sano!

No te saltes la merienda porque así comerás un poco menos en la cena y controlarás más los antojos entre una comida y otra (patatas fritas, queso, frutos secos, galletas, dulces, etc.).

Puedes optar por merendar alguno de estos alimentos: un yogur bajo en grasa, una pieza de fruta, un puñado de frutos secos sin sal ni tostados, galletas de arroz…

 

  1. No digas a todo que SÍ

Seguro que tienes unos compañeros divertidos que cuando llega el viernes, les gusta celebrar que se acaba la semana y llevan a la oficina un plato de embutidos, unas patatas fritas, una cervecita… O los hay también que sus tardes las hacen más amenas, endulzándolas. Y siempre te ofrecen lo que llevan. Es aquí cuando debes controlarte y saber decir que NO alguna vez.

 

  1. Siempre hay tiempo para practicar deporte. ¡No pongas excusas!

Por mucho que trabajes y tengas labores en casa, siempre hay un hueco para hacer ejercicio físico. Yo, por ejemplo, prefiero ir temprano al gimnasio, que sea la primera cosa que hago en el día.

Cuesta levantarse a la 7 de la mañana para mover el cuerpo, pero de esta forma no tienes excusa para decir que no puedes. Además el gimnasio está mucho más vacío a esa hora y te queda toda la tarde para dedicarte a otras tareas.

 

 

 

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben