La Casa Blanca de Trump abre la puerta a una mayor cooperación militar con Rusia

zzzzinte1(FILES) This file photo taken on August 10, 2016 shows Republican presidential candidate Donald Trump addressing supporters during a campaign rally at Silver Spurs Arena inside the Osceola Heritage Park in Kissimmee, Florida. Donald Trump announced August 17, 2016 he has again shaken up his senior campaign staff, appointing a conservative website executive and a pollster to head his team amid sinking poll numbers. The Republican presidential nominee also announced that this week his campaign will launch TV ads for the first time. Trump's reluctance to buy TV spots has raised eyebrows as his unorthodox quest for the White House has run into trouble in recent weeks. / AFP PHOTO / Gregg Newtonzzzz

Sean Spicer, nuevo secretario de prensa de la Casa Banca, habló en su primera rueda de prensa sobre la lucha contra el Estado Islámico y aseguró que el gobierno dará prioridad a deportar a inmigrantes ilegales que hayan cometido crímenes graves.

El nuevo portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró este lunes en su primera rueda de prensa que el gobierno del presidente Donald Trump está abierto a colaborar con Rusia en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

El vocero de la Casa Blanca anunció además que Trump visitará el próximo viernes, por primera vez como presidente, el edificio del Pentágono para revisar la estrategia contra el EI, el grupo islamista radical al que Estados Unidos bombardea en Siria e Irak desde 2014.

El presidente discutirá la marcha de las operaciones contra los yihadistas con su recientemente confirmado secretario de Defensa, James Mattis, y con el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, dijo Spicer, informó la cadena CNN.

“Siempre que haya un modo de combatir al EI con cualquier país, tanto si es Rusia como otro, si compartimos intereses nacionales, no duden que lo haremos”, aseguró.

La relación entre la nueva administración y Rusia

Spicer dijo que la administración Trump está dispuesta a colaborar con cualquier país tanto en el terreno militar como el económico para combatir a los yihadistas del EI, y recomendó referirse al Pentágono, que ha negado categóricamente que Estados Unidos esté coordinando con Rusia para bombardear al EI en Siria, como aseguró desde Moscú el Ministerio de Defensa.

Un portavoz del Pentágono aseguró a la agencia de noticias EFE que “el Departamento de Defensa mantiene un canal de comunicación con los militares rusos enfocado solamente para asegurar la seguridad de las tripulaciones y para evitar encontronazos entre miembros de la coalición (estadounidense) y las operaciones rusas en Siria”, indicó Eric Pahon, portavoz del Pentágono.

La llegada de Trump a la Presidencia de Estados Unidos hace prever un cierto acercamiento entre Estados Unidos y Rusia en lo referente al conflicto sirio y la lucha contra el EI, después de que el magnate alabara la estrategia rusa y dejara abierta la puerta a la colaboración.

Sobre las deportaciones a los inmigrantes ilegales

En la misma rueda de prensa, Spicer dijo que Trump no tiene como “prioridad” deportar a los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños (conocidos como soñadores) y a los que Obama concedió un alivio migratorio.

El portavoz también dijo que Trump sigue decidido a “construir el muro” en la frontera con México y que “está haciendo todo lo que puede para instruir a las agencias y al Congreso para comenzar ese trabajo lo más pronto posible”, sin dar más detalles.

Spicer afrontó una pregunta sobre la posibilidad de que Trump acabe con la orden ejecutiva de Obama conocida como DACA, que protegió a los llamados “soñadores”.

“Lo primero que va a hacer es instruir a las agencias para que se centren en aquellos (indocumentados) que tengan un historial criminal o que presenten una amenaza para el pueblo estadounidense. Esa va a ser la prioridad, y después vamos a seguir examinando qué hacer con el resto de gente que está aquí” ilegalmente, dijo Spicer.

Con esa breve respuesta, el portavoz no llegó a descartar que Trump pueda cancelar el decreto de Obama, que ha permitido a unos 750.000 jóvenes indocumentados tener la garantía de que no serán deportados, aunque sin llegar a regularizar su situación migratoria, algo que solo puede hacer el Congreso estadounidense.

No obstante, Trump podría acabar con el decreto de Obama y aún así no deportar a los “soñadores”, quienes simplemente perderían la garantía de protección que les ha dado seguridad y les ha permitido continuar sin miedo con sus estudios y su carrera laboral.

Tras ganar las elecciones del 8 de noviembre pasado, Trump afirmó que expulsaría a los que tienen “antecedentes penales”, cerca de tres millones, en vez de al total de 11 millones de indocumentados a los que prometió deportar durante la campaña.