¿En qué momento hay que evitar la exposición al sol?

Cuidados hay que tener a la hora de tomar sol y cómo hacer para protegerse y tostarse a la vez.

“En esta zona donde tenemos un índice de refracción alto del sol, debemos evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16 horas”.

Recomendaciones generales para tener en cuenta ante la exposición al sol: colocarse protector solar adecuado de buena calidad, anteojos en el caso de personas adultas, ropa adecuada y cabeza cubierta para proteger nariz y pabellones de las orejas.

Debemos tener en cuenta que el efecto del sol es acumulativo y el mismo puede generar cáncer de piel, la aparición temprana de arrugas y un fotoenvejecimiento generalizado”

¿Cuáles son las zonas del cuerpo que se ven más afectadas?

Las zonas que requieren mayores cuidados son cabeza, hombros, escote y orejas. Los que hacemos cirugía dermatológica vemos y operamos de una manera cada vez más regular y con una mayor frecuencia cánceres en el pabellón auricular.

¿Son habituales estas patologías?

Se ve habitualmente, y a veces son malinterpretadas como alergias o traumatismos y, en realidad, ya son lesiones malignas y pre-malignas. En general esas lesiones, primero hacen una costra, se lastima para luego restablecerse cicatrizándose; al tiempo, regresa como lesión definida.

¿Cómo se pueden prevenir las quemaduras?

El sol es fuente de vida, pero hay que tener precaución. Los ultravioletas B son favorecedores de la síntesis de vitamina D que es necesaria para el organismo, por eso no decimos que se debe prohibir estar al sol. Al contrario, hay que exponerse pero con los cuidados necesarios, y entre las 10 y las 16 horas con los extremos cuidados, con ropa adecuada y protección.

¿Podemos broncearnos si usamos protector solar?

Hay un concepto equivocado en la gente que es creer que como usa un protector solar no se va a tostar, y en realidad se va a tostar igual, lo que no va a hacer es irritarse o quemarse, que es muy distinto. Así va a lograr el bronceado, porque el sol penetra y estimula la melanina y eso nos va a permitir adoptar y tener un color con el transcurso del tiempo. Lo que ocurre es que muchos, por la ansiedad y la falta de tiempo para broncearse, quieren estar tostados en una semana.

¿Qué es la fotodermatosis?

Lo más habitual y que generalmente aparece en esta época, en primavera e inicios de verano, es la erupción polimorfa solar. Esta erupción consiste en la aparición en sitios como el escote, miembros superiores y hombros y, a veces también, pero difícilmente, en la cara.

¿Qué hacemos si aparece?

A manera de prevención se dan soluciones tópicas, a veces hasta medicamentos por vía sistémica, y si uno ya tiene el antecedente, hay que ir preparando al paciente y la mejor manera de hacerlo es exponiéndolo al sol adecuadamente. Se trata de ir fraccionándolo en minutos: primero 5, después 10, con un máximo de 15 a 20 minutos. De esta manera vamos sensibilizando la piel, como decimos los dermatólogos, la vamos endureciendo. El objetivo es ver si se puede soportar las exposiciones al sol.