Las empresas de EEUU están preocupadas por la prohibición migratoria de Trump

Un grupo de empresas estadounidenses muy conocidas, entre ellas Starbucks, Tesla y Uber, expresaron su preocupación por la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que suspende la admisión de refugiados y la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

El director ejecutivo de la cadena de cafeterías Starbucks, Howard Schultz, escribió a sus empleados el domingo que ve “con gran preocupación (…) y pesar en el corazón” la decisión de Trump de impedir por al menos 120 días la entrada de solicitantes de asilo. Schultz añadió que dará empleo en los próximos cinco años a 10.000 refugiados en la red de Starbucks en todo el mundo.

“Iniciaremos este esfuerzo aquí en Estados Unidos centrando nuestros esfuerzos en aquellos individuos que han servido con las tropas estadounidenses como intérpretes y personal de apoyo”, destacó. Por su parte, el fundador de la firma de automóviles eléctricos Tesla, Elon Musk, manifestó su preocupación en Twitter.

“La prohibición general de entrada de ciudadanos de determinados países mayormente musulmanes no es el mejor camino para hacer frente a los desafíos del país”, escribió.

“Muchas personas afectadas negativamente por esta política son grandes simpatizantes de Estados Unidos. Ellos nos han hecho bien y no mal, y no merecen ser rechazados”, añadió.

Por su parte, Travis Kalanick, director ejecutivo de la empresa de transporte Uber, escribió en Facebook que la firma dará apoyo a todos los conductores que sean ciudadanos de los países de la lista y que no puedan entrar en Estados Unidos por “la injusta prohibición inmigratoria” del presidente. Jamie Dimon, presidente de la compañía del mayor banco estadounidense, JPMorgan Chase, también mostró su apoyo a los empleados que puedan verse afectados.

Y Jeff Immelt, de General Electric, señaló en un blog de la empresa que citan los medios que comparte las preocupaciones de sus trabajadores. GE estará junto a sus empleados afectados y tratará de trabajar en soluciones con la Administración Trump, indicó. Dimon, Kalanick y Musk forman parte del Foro Estratégico y de Política de Trump, un grupo de personas de negocios convocado por el mandatario para que los aconseje en temas económicos.

Previamente ya había habido reacciones críticas de otras compañías tecnológicas como Google, Facebook, Microsoft y Twitter, firmas que cuentan con muchos expertos extranjeros. Justo antes de que entrara en vigor el decreto presidencial Google convocó para que volvieran a Estados Unidos a más de 100 colaboradores procedentes de países musulmanes que estaban en ese momento en el extranjero.

Como parte de su política antiterrorista, Trump emitió una orden ejecutiva por la que prohíbe durante 90 días la entrada de cualquier persona procedente de Siria, Irán, Irak, Sudán, Somalia, Libia y Yemen. A su vez, también se prohíbe el ingreso de refugiados de cualquier parte del mundo por 120 días, los sirios incluso de forma indefinida. El presidente quiere levantar la medida cuando se hayan establecido mecanismos de control “adecuados” para que no entren “terroristas islámicos radicales” a Estados Unidos.