El elegido por Trump para la secretaría de Trabajo contrató a una inmigrante sin papeles

Andrew Puzder reconoció que empleó a una mujer que vivía ilegalmente en el país como empleada doméstica, una decisión que podría complicar su proceso de confirmación en el Senado.

Andrew Puzder, el empresario nominado como secretario de Trabajo por Donald Trump, reconoció este martes que empleó a una mujer que vivía ilegalmente en Estados Unidos como empleada doméstica, una decisión que podría complicar su proceso de confirmación en el Senado y que contradice el discurso del presidente.

Puzder aseguró en un comunicado que él y su esposa no tenían conocimiento de que la mujer no tenía un permiso legal para estar en el país cuando la contrataron para trabajar en su casa de California, informó la agencia de noticias EFE.

El hombre elegido por Trump para encabezar la Secretaría de Trabajo también contó que cuando “se enteró de su estatus, inmediatamente” suspendió el contrato. “Le ofrecimos ayuda para formalizar su situación legal”, agregó y explicó que su esposa y él “reintegraron íntegramente” los impuestos adeudados al IRS (Hacienda) y al estado de California.

Más allá de este caso en particular, Puzder ha recibido numerosas críticas de sindicatos por su gestión y prácticas laborales como presidente de la empresa de restaurantes de comida rápida RKE, que incluye las cadenas Carl’s Jr. y Hardee’s, y que dirige desde el 2000.

Además, su proceso de confirmación en el Senado tuvo que ser retrasado ya que el empresario aún no formalizó el traspaso de sus funciones al frente de RKE para evitar potenciales conflictos de interés, en caso de asumir un cargo público.

Los demócratas, que han mostrado una oposición férrea a varios nominados por el presidente republicano para ser parte de su gabinete, ya adelantaron su rechazo a Puzder.

Puzder es la segunda persona elegida por Trump para su gabinete que tuvo que dar explicaciones por contratar a empleados domésticos que vivían ilegalmente en el país.

Mick Mulvaney, el hombre que dirigirá la oficina de Presupuesto en la Casa Blanca, tuvo que reconocer, tras ser nominado, que hace más de una década no pagó más de 15.000 dólares en impuestos porque había contratado a una persona que no tenía sus papeles al día. Más tarde pagó al Estado todo lo que debía.