Pyongyang prohíbe a malasios salir de Corea del Norte y crece la tensión por el lanzamiento de misiles

La medida fue tomada por la muerte del hermanastro de Kim Jong-Un y no se levantará hasta que se haya disuelto el caso; EE.UU. desplegará un sistema de defensa aérea en Corea del Sur

El gobierno de Corea del Norte decidió prohibir la salida de su territorio a los ciudadanos de Malasia. Así lo anunció la agencia estatal norcoreana y es una medida que convierte a los malasios en potenciales rehenes de las tensiones diplomáticas bilaterales.

“Se prohibirá la salida del país a todos los ciudadanos malasios presentes en la República Popular Democrática de Corea hasta que el incidente ocurrido en Malasia quede adecuadamente resuelto”, indicó la cancillería norcoreana citada por la agencia oficial KCNA. La medida fue adoptada tras las tensiones resultantes del asesinato en Kuala Lumpur del hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-Un .

A ello le siguió una rápida respuesta de Malasia, en la que dijo que el personal de la embajada norcoreana tiene prohibido salir del país. En tanto, el gobierno malasio ya había expulsado al embajador norcoreano ayer.

El gobierno malasio busca a varios sospechosos norcoreanos presuntamente involucrados en el homicidio, incluido un diplomático de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur. Malasia no ha acusado a Pyongyang de estar detrás del homicidio de Kim Jong Nam en el aeropuerto de la capital malasia hace tres semanas, pero Corea del Sur sí.

El vicecanciller malasio Reezal Marican le dijo a los reporteros en el Parlamento que hay 11 malasios en Corea del Norte: tres que laboran en la embajada de Malasia, dos trabajadores de las Naciones Unidas y seis familiares de dicho personal.

Corea del Norte señaló que los diplomáticos y ciudadanos malasios podrán “trabajar y vivir normalmente bajo las mismas condiciones y circunstancias que antes” durante el período de la prohibición temporal de salida.

Indicó también que el embajador malasio será expulsado, aunque Malasia ya lo convocó.

Kim Jong Nam murió menos de 20 minutos después de que dos mujeres le untaran el agente nervioso VX en el rostro en el aeropuerto de Kuala Lumpur el 13 de febrero, dicen las autoridades. Las mujeres, una de Vietnam y la otra de Indonesia, han sido acusadas de homicidio.

Corea del Norte ha negado tener algo que ver en el asesinato y acusó a Malasia de conspirar con sus enemigos. El embajador norcoreano, Kang Chol, rechazó una autopsia malasia que halló que Kim fue asesinado con el VX, un arma química prohibida.
En medio de la tensión, Trump apoya a Japón y a Corea del Sur

La medida, sumada a los lanzamientos de misiles por parte del régimen de Kim Jong-Un, que cayeron en aguas niponas, desató una fuerte tensión en la región, de la cual se hizo eco el presidente estadounidense Donald Trump.

A través de un comunicado, Trump ratificó el “compromiso inviolable” de Estados Unidos con Japón y Corea del Sur luego de los últimos lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte. “Él (por Trump) enfatizó que su gobierno está dando los pasos para mejorar aún más nuestra capacidad para disuadir y defendernos de los misiles balísticos de Corea del Norte, usando toda la gama de medios militares”, expresó la Casa Blanca.

Trump habló separadamente con el primer ministro japonés Shinzo Abe y con el presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn, tras el lanzamiento de cuatro misiles norcoreanos como parte de un ejercicio con vistas a golpear bases de Estados Unidos en territorio japonés.

Por otra parte, las Fuerzas Armadas estadounidenses ya comenzaron a desplegar el sistema de Defensa Aérea de Alta Altitud Terminal (THAAD) en Corea del Sur, dijo el Comando del Pacífico de Estados Unidos en un comunicado. El sistema será desplegado para contrarrestar las pruebas en curso de misiles nucleares y balísticos de Corea del Norte.

“Las acciones continuas de provocación por parte de Corea del Norte, que incluyen el lanzamiento ayer de varios misiles, sólo confirman la prudencia de nuestra decisión de alianza del año pasado para desplegar el THAAD en Corea del Sur”, dijo en el comunicado el comandante de la Flota del Pacífico de Estados Unidos, almirante Harry Harris.